Si por la pandemia no puedo pagar mi deuda con el banco, ¿es bueno pedir una reestructura? | Anuncian nuevas medidas para reestructurar créditos

Si andas medio atorado con las deudas y la situación económica que tienes actualmente no mejora, las autoridades anunciaron que te podrían ayudar a reestructurar tu deuda con el banco.

¿En qué consiste esto? ¿Realmente me conviene? Aquí te explicamos todo.

Primero: Las autoridades anunciaron nuevas medidas para reestructurar los créditos

La pandemia no sólo ha minado la salud de las personas sino su economía y si no has sido afectado, seguro conoces a alguien que tuvo una reducción de sueldo o hasta fue despedido. Y si tienes algún crédito, seguro también no sabes cómo pagarlo.

Aunque al inicio de la pandemia, la Asociación de Bancos de México (ABM) concilió con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) un periodo de “gracia” en el que los usuarios que pidieran el apoyo no tendrían que pagar sus mensualidades por 4 a 6 meses sin consecuencias legales, comerciales o de historial crediticio, como te lo contamos en esta nota.

Sin embargo, ese plazo ya pasó y ahora los usuarios que no han recuperado sus ingresos se enfrentan a una deuda más grande por la suma de los intereses ordinarios. Para tratar con la situación, la CNBV y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunciaron un nuevo paquete de medidas que permitirán a los bancos y otras entidades financieras una reestructuración de créditos. Éstas son:

1. Computar un monto menor de reservas específicas cuando se pacte una reestructura con el cliente.

2. Reconocimiento de las reservas específicas que se liberen por la reestructura de un crédito como reservas adicionales.

3. Podrán reconocer un mayor capital regulatorio al considerar las reservas adicionales como parte del capital complementario.

4. Reducir prudentemente los requerimientos de capital por riesgo de crédito.

Esto significa que las entidades financieras podrán disminuir la tasa de interés, ampliar los plazos de pago de créditos, disminuir saldos y recibir pagos menores a lo contemplado en el contrato de pago.

Las medidas tomadas por las autoridades impactarán a cualquier persona que tenga problemas para pagar sus créditos, sin importar si hayan tomado la prórroga o no, así que, si lo necesitas, es momento de hablar a tu banco para negociar una reestructura.

¿Qué tanto te funcionan los apoyos financieros?

Algunas instituciones financieras han implementado reestructuras de deudas como forma de apoyarte; sin embargo no todas lo están haciendo o están obligadas a hacerlo.

Las reestructuras pueden ser hasta a 60 meses, con pagos fijos. Ángel González, director de Defensa del Deudor ha estado al pendiente de esta situación y nos contó que las personas que se acercan a él para recibir apoyo dicen que con la reestructura a 3 años, la deuda se duplica.

En muchos casos, esas mismas personas que se acercan a Ángel están considerando la suspensión indefinida de pagos porque no tienen con qué pagar. Pero esta no es una decisión que se debe de tomar a la ligera sino una estrategia drástica y que necesita ser planeada y negociada correctamente tomando en cuenta:

  • Tipo de acreedor. Bancos, financieras, cajas populares.
  • Monto adeudado.
  • Tipo de crédito. Tarjeta de crédito, hipotecario, personal.
  • Tipo de acreditado. Cuánto tiempo tienes con créditos, cómo ha sido tu comportamiento.

“La gente deja de pagar porque no tiene dinero y espera a ver qué pasa con el banco. Esto puede ayudar a ganar el tiempo suficiente para que esa persona se estabilice económicamente y pueda renegociar con el acreedor”, nos dijo Ángel, pero especifica que esta opción es para quien de plano no tiene dinero para solventar aunque sea una parte de las deudas.

Las consecuencias siempre existen y deberás de tomarlas en cuenta: vender la deuda a un despacho de cobranza, problemas de historia crediticio, crecimiento de la deuda original. Si optas por esto, Ángel dice que lo primero que debes hacer es estabilizar tus finanzas para que en algún punto puedas ofrecerle algo al banco.

¿Entonces es bueno pedir una reestructura?

Antes de que tomes una decisión, Ángel nos dio estos puntos que debes de considerar para resolver tu situación de deuda:

  1. Entender tu situación. Saber cuánto debes, cuando crees que será posible pagar y lo que va a suceder si no pagas.
  2. Aceptar tu realidad financiera. Una deuda no se paga con deudas nuevas, sino con ingresos.
  3. Al momento de negociar, respalda tu convenio por escrito.  Necesitarás que el banco te de una carta convenio en donde vienen los términos y condiciones del contrato inicial modificados: montos, tasas de interés, plazos.
  4. Antes de aceptar la reestructuración, pídela por escrito para conocer todos sus detalles.
  5. Ya que pagaste, dale seguimiento a la liquidación. Llama al acreedor para verificar que todo esté en orden y no te metan un gol por uno o dos centavos que quedaron sin pagarse.
  6. Revisa tu buró de crédito para ver si tu deuda ya quedó liquidada.

Si tienes dudas de cómo negociar una reestructura de tu deuda, ve este video que preparamos para ti:

Y si quieres más consejos para salir de deudas, checa esta serie de videos que tenemos en el canal de YouTube del Pequeño Cerdo Capitalista:

Nota de Ximena Soto

Amante del cine, la literatura, la comida y la cultura pop, periodista egresada de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García con 10 años trabajando en medios de negocios, emprendimiento y finanzas personales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *