Las mejores aplicaciones para el control de tus gastos personales: Parte 2

Los celulares se han vuelto parte esencial de nuestra vida, tanto así que ya existen muchas aplicaciones para el control de tus gastos personales. ¡Qué bueno! La verdad, porque así puedes registrar más fácilmente tus ingresos, pero sobre todo en qué gastas; una manera fácil de controlar tus manitas gastalonas.

Y sí, esta es la parte dos, porque si recuerdas ya teníamos una nota al respecto que encuentras aquí. Sin embargo, tenías varias dudas y decidimos hacerte caso. También querías saber qué tan seguras eran; empecemos por eso.

¿Cómo saber si puedes confiar en ellas?

Tu duda, la más importante sin duda, es que muchas de estas apps te piden acceso a tus cuentas de banco y no estabas seguro qué tan confiable eran. Así que hablamos con nuestra experta en el tema, Alma Merino Cedeño, Global Director of Digital en Generation, y nos dijo lo siguiente.

Lo primero que debes saber es que tu app del banco tiene dos, sino es que más contraseñas. Una es la que te deja conectarte y ver tu información bancaria; el otro es el famoso token, que te permite realizar operaciones como transferencias, movimientos entre cuentas y otras actividades a las que tu banco le ha puesto candado.

Ahí encontrarás tu primera bandera roja: si la aplicación para el control de tus gastos personales te pide tu token, lo más probable es que sea una estafa y no sea segura. Así que bórrala de una vez de tu teléfono (también aplica para cualquier app que te pida más permisos de los que deberían, señala Alma).

Lo siguiente que debes saber es que las apps realizan un protocolo que se conoce como llamada GET. ¿Esto qué significa? Que le “llaman” al banco para obtener información y este les da la información requerida. Sin embargo, tu app del banco nunca va a tener “comunicación” directa, solo responderá a las peticiones de datos; así que no necesitas preocuparte que haya transacciones hechas a tu nombre.

¡Lee los términos y condiciones!

Muchas personas no están acostumbrados a hacerlo, pero es la única manera de saber qué estás aceptando. En el caso de las aplicaciones para el control de tus gastos personales, Alma nos cuenta que hay dos detalles importantes que te debes fijar.

Primero: siempre tienes un riesgo cuando la información viaja de un lugar a otro, así que asegúrate que está cifrada; esto tiene que ver con las llamadas GET que te explicaba arriba. Esto no quiere decir que no puede ser interceptada, pero quien la intente interceptar no podrá leerla. El secreto está una clave que tiene la app y que le ayuda ha desencriptar la información. Ya sabes, es como lo que WhatsApp ofrece ahora en su app que dice: conversaciones cifradas de extremo a extremo.

Lo segundo que debes buscar es: qué información extraen de ti y para qué la usan. Básicamente si es gratis es porque a lo mejor no te cobran a ti, pero usan tu información para vendérsela a alguien más. 

No te preocupes, no es un robo, tú aceptaste. Sin embargo, ¿cuáles son las implicaciones? No creas que te tienen bajo vigilancia, simplemente a lo mejor le dicen a otros bancos: esta persona tiene buen historial crediticio o es totalero. También es posible que recopilen varios datos de usuarios y le digan a Amazon: ¿sabías que los mexicanos de 30 a 50 están comprando Air Fryers? 

Puede ser de miedo, sí, pero normalmente dejas que Facebook, WhatsApp, Instagram y otras apps, que no usas para el control de tus gastos, lo hagan porque tampoco leíste los términos y condiciones. Así que, te conviene hacerlo, no solo con estas en particular.

Android vs iOS

A lo mejor no entiendes qué tiene que ver tu marca de celular y el sistema que usa, sin embargo, Alma nos dice que también hay cierta seguridad extra que te dan las tiendas.

Por ejemplo, Apple se preocupa mucho por qué apps les da a sus clientes, sobre todo si son para el control de sus gastos y otros temas de seguridad. Así que los programadores tienen que pasar por varios filtros antes de poder subir sus aplicaciones en la iStore.

Por el otro lado, en la Play Store, básicamente solo necesitas un correo electrónico para subir tus apps. Así que, queda muchas veces en el usuario descubrir si la aplicación es confiable. Entonces, sí es importante que te des cuenta qué estás descargando antes de hacerlo; también funciona leer los comentarios, aunque no todos son útiles.

Pasemos ahora sí a lo bueno. Aquí te traemos cinco opciones más de aplicaciones para el control de tus gastos personales:

Finerio: La favorita mexicana

Una de las principales recomendaciones de ustedes, fue esta aplicación, que además es mexicana. Finerio justo cumple con lo que te expliqué arriba: no te pide tu token y hace cifrado de tu información, además de que explica perfectamente el funcionamiento de la misma.

En el único caso que te pide el token es en la app de BBVA, pero incluso ellos te dicen que nunca le des el token a una aplicación. Cualquier queja, sus políticas de privacidad están explicadas para que las leas con calma.

Las opciones de banco que tiene son limitadas, sin embargo, te deja “crear” una opción especial para lo que no maneja. Por ejemplo, si tienes una cuenta de Cetes puedes agregarla tú e ingresar los datos necesarios. Esto es bueno, por ejemplo, si estás ahorrando para un viaje y necesitas saber cuánto llevas. Además, con su opción de presupuestos puedes saber cuánto te falta para tu meta.

Tal vez, el único detalle es su opción de diagnóstico que te dice cuánto puedes ahorrar de tus gastos. Sin embargo, no considera gastos como la renta que son fijos… y si estás pagando las mensualidades de tu casa, no creo que te acepten menos. También Samuel nos señalaba que no te permite bajar los datos en una hoja de excel para analizar la información después.

Gastos Diarios 3: amigable con el usuario

Lo primero que llama la atención de esta aplicación, creada por Michel Carvajal, para el control de tus gastos personales es que la misma app te enseña a usarla poco a poco. La versión gratuita es bastante completa, pero la versión pro que tiene muchas más opciones solo cuesta 65 pesos mexicanos (Un poco más de 3 dólares).

¿Por qué comprar la versión pro? En la original solo tienes una cuenta de ahorro, una de efectivo y una tarjeta. Al comprar la versión pro te permite agregar cuentas ilimitadas, así no tienes que meter todas tus tarjetas de crédito en una sola opción. También te permite guardar fotos de los recibos; hacer presupuestos de tus gastos; tener una agenda de gastos e ingresos; exportar tus reportes a Excel; crear respaldo en la nube, y elimina la publicidad.

Esta tampoco se conecta con tu banco, así que no tienes que preocuparte; eso significa que tienes que meter cada movimiento uno a uno. Algo interesante es que tienen gastos recurrentes, así que puedes poner tu celular, internet o renta e inmediatamente la app lo replicará mes con mes.

Registro contable: totalmente personalizada

Esta aplicación para el control de tus gastos personales no te pide acceso a tu banco; por eso tienes que hacer todo a mano. Lo que sí puedes hacer es personalizarla en diferentes detalles; desde los nombres de las categorías hasta cómo se ven los gastos.

Es visualmente agradable y te permite ver tus gastos totales, mensuales, semanales y diarios. Si has estado notando que gastas demás, puedes ver exactamente dónde están haciendo de las suyas tus manitas gastalonas. 

El único “problema” es que sí es recomendable que revises la guía de uso. Con tantas opciones de personalización, es fácil perderse. Otro detalle es que, aunque la app está en español, la guía de uso está en inglés; al parecer les faltó traducirla también.

1 Money: Presupuestos con temporizador

La versión gratis de esta app está bastante completa y te permite llevar un control perfecto de tus gastos. Sin embargo, la versión premium tiene un extra que te hace querer comprarla: si eres tienes la agenda de Pequeño Cerdo Capitalista o eres alumno de nuestro curso de Retos Financieros, esta app te permite llevar un registro de tus metas, en este caso le llama presupuestos.

Con esto puedes asignar a qué categorías se va a ir el dinero. Es un quítamelo que me lo gasto automático; también te permite ver si sobrepasaste tu presupuesto de diversión; si tus finanzas todavía están en negro (que siempre lo deben estar), y dónde ya te excediste. Tiene una alarma que todos los días a la misma hora te recuerda ingresar tus gastos.

En la versión premium también puedes meter cuentas ilimitadas, por si quieres llevar registro de tus Cetes, fondos de inversión, inversiones u otras cuentas de ahorro que tengas. Aunque son intuitivas la mayoría de estas apps, a veces, si es necesario la prueba y error para darte cuenta cómo hacer un procedimiento lo más completo y fácil posible.

Bluecoins: Modo de prueba

Curiosamente, hablando arriba de la prueba y error, Bluecoins inmediatamente te ofrece entrar al modo prueba. Esto significa que en vez de entrar de lleno, primero puedes revisar cómo llevar el control de tus gastos; a eso agrégale que constantemente te está dando consejos de uso.

Aquí todo lo que sea fijo lo puedes ingresar, hasta tu aguinaldo lo puedes dejar programado para cada diciembre. Si eres freelance, sabes que en la Agenda de Retos tenemos una opción para que te des aguinaldo; así ya sabrás cuándo pagarte.

Esta app incluso tiene una opción de criptoactivos, si acaso tienes alguno dentro de tu portafolio. La verdad, es que justo la facilidad de utilizar la app como una prueba, te permite que una vez que lo decidas, entrar de lleno en tu presupuesto. ¡Ah! La versión gratis está muy completa, pero la pro sí tienen un par de ventajas.

Aquí abajo tenemos una tabla para simplificar la información y que tú escojas tu mejor opción de aplicación para el control de tus gastos personales:

Nota de Juan Pablo Montes

Acostumbrado a hablar de gastronomía, viajes y estilo de vida. Sin embargo, le encanta el reto de reunir conocimiento, ya sea de salud, empresas, historia, finanzas o lo que el mundo le ofrezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *