¿Qué hacer si te ajustaron el salario en la pandemia y todavía no lo regresan a la normalidad?

Un día estás ganando un salario y de repente llega el Coronavirus y ¡oh, sorpresa!, tu empleador te dice que no vas a ir a trabajar y por lo tanto el dinero que ganas se va a ver mermado.

Eso pasó hace un año que inició la pandemia en México y en el mundo, y aquí las preguntas son: ¿es justo?, ¿puedo hacer algo al respecto?, ¿cuál es el rumbo a tomar?

Según el INEGI, a diciembre del año pasado, la población económicamente activa (conocida también como PEA) pasó de 57.6 millones a 55.9 millones.

Por otro lado, 2.4 millones de mexicanos perdieron su trabajo, donde los mayores afectados fueron el sector restaurantero y el turístico. Pero, como verás no mucho se habla acerca de la reducción de salarios, por eso lo decidimos abordar en Pequeño Cerdo Capitalista.

Tal vez, uno de los casos más conocidos, es el de la las aerolíneas que tuvieron una reducción temporal de salarios de hasta 50%, con permisos sin goce de sueldo y rotación para mantener las fuentes de empleo.

¿La reducción de salario es ilegal?

Si desde un principio la contingencia hubiera sido anunciada como emergencia sanitaria, las empresas sí podrían bajar el salario al mínimo, por un tiempo predeterminado

Ivonne Vargas, autora del bestseller de ‘Contrátame’

Lo primero que debes saber es que, de acuerdo al abogado especialista en materia laboral que consultamos, tu jefe o patrón no puede pagarte menos solo por que se le antojó.

Sin embargo, Ivonne Vargas autora del libro Contrátame, señala que también debes ver la situación desde el punto de vista de los negocios: no están percibiendo tantos ingresos (algunos sectores); si desde un principio la contingencia hubiera sido anunciada como emergencia sanitaria, las empresas sí podrían bajar el salario al mínimo, por un tiempo predeterminado, y la pandemia es algo que nos ha afectado a todos.

Pero, también sucede que desconocemos nuestros derechos y de eso se aprovechan ciertas personas. Las razones eran “válidas”, pues en ciertos momentos significaban no dejar sin trabajo a tus compañeros o, posiblemente a ti; en otros que las horas laborales se iban a reducir, como en el sector manufacturero o en el caso de las aerolíneas, o simplemente que la carga de trabajo iba a ser menos.

Pero ¿qué pasó cuando de todos modos hubo despidos o realmente el trabajo no disminuyo, sino que aumentó? Pues que tú puedes reclamar tu salario integro y que se respeten tus derechos laborales.

El abogado nos explicó que para que la reducción procediera, se debió haber firmado una carta entre quien te contrató y tú y que ese acuerdo debió haberse llevado ante las Juntas de Conciliación y Arbitraje (JCA). ¿No sucedió? Entonces, según el artículo 99 de la Ley Federal de Trabajo tú puedes demandar.

¿Demandar o no demandar?

Ahora lo importante es: ¿realmente te conviene demandar a la empresa? Pues… depende. Si trabajas en una megacorporación que genera millones al año, sí; si la empresa es pequeña y es posible que se declare en bancarrota por la pandemia o por un litigio, entonces no vale tu tiempo.

Ese es el siguiente punto que debes pensar: el tiempo. Según el abogado que contactamos, un juicio antes de pandemia podía tardar hasta ocho años en total. ¿Qué cómo? Pues son unos cuatro años, entre tramitación y el amparo -que 100% seguro van a sacar-, y otros cuatro años en litigio. Y puede ser que nunca te paguen si la empresa quiebra.

Sogía recomienda que llegues a una negociación con tu empleador, pedir que se pague tu liquidación, de tu salario completo (no la versión reducida), que son tres meses más 20 días extra por cada año trabajado y salir en paz.

Empieza a buscar un cambio que te beneficie

Ahora podrás invertir tu tiempo en buscar un nuevo trabajo. Para esto te recomendamos el video que grabamos con Ivonne sobre Consejos para conseguir un NUEVO TRABAJO en la pandemia:

Otros puntos que te pueden ayudar:

  • Mejora tus habilidades digitales. Ahora las empresas ahora valoran más esto.
  • Haz un CV más atractivo, destacando tus habilidades y que puedes aportar
  • No tengas una sola fuente de ingreso. Pregúntate una y otra vez, ¿en qué soy bueno? Te gusta cocinar, hacer manualidades o muebles bajo diseño: ¡lo que sea! Tienes todo para intentarlo.

Cuéntanos en redes sociales ¿cómo va tu 2021?, ¿Ha mejorado, ha empeorado, ya empezaste a hacer algo al respecto?, ¿quieres cambiar de trabajo o estás buscando? Recuerda que los retos nos hacen fuertes y que siempre se puede salir adelante.

Nota de Juan Pablo Montes

Acostumbrado a hablar de gastronomía, viajes y estilo de vida. Sin embargo, le encanta el reto de reunir conocimiento, ya sea de salud, empresas, historia, finanzas o lo que el mundo le ofrezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *