Cómo saber si eres tacaño

Cómo saber si eres tacaño

Están tan enfermas las finanzas de un absoluto derrochador que debe hasta la camisa como las de un tacaño, codo agarrado, acumulador que le duele gastar hasta lo mínimo y que nomás no suelta ni para él ni para sus seres queridos.

Hace unas semanas publiqué un post sobre el respeto a las metas ajenas, que cuenta la historia de un chico que se compró un coche y fue aplaudido y criticado por igual en la comunidad de Pequeño Cerdo Capitalista en Facebook.

Algunos argumentaban que un coche no es una inversión (él no lo hizo como inversión, lo usaba para su vida diaria y tenía esa meta). Yo dije que cada quién sus metas y que tampoco hay que llegar a extremos de no poder comprar nada por gusto porque «tus finanzas también están enfermas cuando te pasas de codo». Otro lector me pidió ahondar en el tema. Entonces decidí hacer un checklist para diferenciar si eres tacaño:

 Podrías afirmar que eres tacaño si:

  • Te causa mucha ansiedad o hasta enojo gastar
  • Si te ha pasado que por ahorrar en algo tengas que hacer un gasto mayor después o pierdas más dinero
  • Si has puesto en riesgo tu salud por evitar gastos, llegas a usar cosas hasta que están inservibles y has minado tu calidad de vida.
  • Si NUNCA puedas hacer un regalo o invitar a alguien, dejas relaciones personales o evitas entablarlas con tal de no gastar.
  • Si has dejado de hacer cosas que te gustan o haz hecho a un lado tus prioridades, aunque tengas dinero y tu situación financiera permita el gasto.
  • Si la acumulación de dinero se ha vuelto el fin último en lugar de un medio para otras metas y te obsesiona.

 

NO significa que seas tacaño

  • Que tengas prioridades distintas a los de tus amigos y tu familia
  • Que no gastes en cosas que no te interesan para poder ahorrar para tus metas
  • Que no gastes dinero que no tienes , que reduzcas tus gastos en periodos de vacas flacas o cuando quieres eliminar una deuda
  • Que no quieras ser el perpetuo patrocinador de tus amigos/familia
  • Que no quieras prestarle el dinero que te costó ahorrar al típico familiar o amigo que siempre está endeudado (y de paso gasta hasta más que tú con menores ingresos)
  • Que pienses en el futuro y dejes a un lado la mentalidad de «lo bailado nadie me lo quita»

A veces la presión social, la mercadotecnia o hasta los mismos malos hábitos o (in)cultura financiera de nuestros seres queridos  van a querer tacharnos de «codos» cuando simplemente nosotros sí queremos llegar a un equilibro y lograr a nuestras metas.

Por eso hay que aprender a distinguir y por supuesto no caer en extremos.

El dinero debe servirte para llegar a tus metas, vivir con mayor tranquilidad, calidad de vida, sin agobios y tener un mejor futuro. Si lo estás logrando: ¡¡¡¡Felicidades!!!!! Si eso no está pasando, lo más seguro es que debas de replantear tu enfoque hacia las finanzas personales.

Cuál es tu caso: ¿debes ser más ahorrativo o quizás no pasarte? ¿Qué otras cosas crees que diferencia el ser tacaño de tener finanzas sanas?

Otros contenidos que pueden interesarte:

9 comentarios en “Cómo saber si eres tacaño”

  1. Qué onda

    Mi 1er opinión en tu blog. No soy tacaño para nada. Como mencionas, hay tiempos que uno debe de amarrarse el cinturón, pero debe ser temporal. Hay tanta información en todos lados para mejorar en las finanzas que ya no se debe de «perdonar» ser malos en las finanzas. Éxito princesita Sofía

    PD. Me suscribe al newsletter a ver que pasión

  2. Hola de nuevo

    Se que no es el post para decirlo. Pero mucha gente se queja de que no pueden ahorrar por que ganan poco. Cuando hice mis practicas porfesionales en el 1995, sip, en plena devaluación salvaje; me pagaban 1.2 pesos la hora. Poco mas de 55 pesos, obvio, soltero y con mis papás. Pero yo pagaba mis combis, y de esa raquitica lana, la juntaba en varios sobres. Y de ahi compre un video cassete de los caballeros del Zodiaco. Valia creo 250 pesos. De que se puede se puede, solo hay que hacerlo y tener paciencia

  3. Pero que pasa cuando sólote alcanza para pagar deudas, (préstamos ya otorgados, tarjetas de crédito, cuotas de educación e hijos, crédito hipotecario,etc) y no hay salidas ni compras para vos ni tu familia sólo porque no alcanza para ello…incluso no alcanza para el supermercado!!

    1. ¡Hola Leandro!

      Estos casos se refieren a las situaciones en los que las finanzas están equilibradas. Lo que describes es una situación de emergencia económica y hay una diferencia en tener que ser frugal por la situación y ser tacaño.

      En las situaciones complicadas es importante hablar con la familia y la pareja para ver cómo pueden colaborar todos para salir adelante.

      Un buen comienzo para el tema de deudas es revisar cómo llegaste a ellas y auditarlas. Este post te puede servir: http://www.pequenocerdocapitalista.com/salir-de-deudas-joven/
      Y también este de las etapas de las finanzas personales: http://www.pequenocerdocapitalista.com/las-etapas-de-las-finanzas-personales-sanas/

      Gracias por pasarte por aquí y espero que la información te sirva

  4. Es tiempo de cambiar… para un mejor futuro!!!
    Mil gracias por la ayuda y consejos…
    Pequeño cerdito capitalista en proceso… 🙂

Los comentarios están cerrados.