¿Qué se siente ahorrar?

“Ahorra, ahorra, ahorra”, en Facebook, Twitter, en el canal de Youtube, aquí en la página y ahora hasta en Instagram del Pequeño Cerdo Capitalista nos la pasamos diciéndote que controles tus gastos, que no apliques el ‘YOLO’ al usar tu tarjeta de crédito; te compartimos tips e historias para que te inspiren pero, ¿cómo ahorrar dinero?

Paula, parte del #equipoPCC, se convirtió en ahorradora por accidente, es decir: ¡estaba ahorrando sin darse cuenta! (aquí la historia completa) y nos cuenta qué se siente ahorrar y cómo le hizo para logarlo, ahora sí, de forma consciente:

¿Alguna vez te has encontrado dinero? Como el cambio de algunos pesos o billetes dentro de tus bolsillos, en la mochila o hasta en el cajón de los triques. Si sí, sabes que esto te provoca una felicidad inmensa. A mi eso mismo fue lo que me pasó, pero el dinero lo encontré ¡en mi cuenta de cetes! Aquí la historia:

Hace un año había un departamento en una colonia céntrica, a un precio muy accesible y donde además no me pedían depósito y, como cualquiera que quiere independizarse lo hubiera hecho, ni lo pensé, tomé todas mis cosas y me mudé. Ya instalada en el nuevo hogar los gastos que siguieron no fueron tantos como esperaba, pero había un pequeño problema: varios meses atrás había empezado a “planear” mis vacaciones y hasta había comprando unos boletos de avión que fueron “una ganga”. El problema vino cuando, entre ganga y ganga, no me quedaba mucho para mi semana de vacaciones; es más, a quince días antes de la fecha de mi vuelo no tenía un plan y ni una sola reservación.

Un buen día una amiga me pidió (casi me rogó) que empezara a ahorrar abriendo una cuenta de Cetes (Certificados de la Tesorería de la Federación). Por supuesto, lo primero que hice fue darle todas las excusas posibles para no hacerlo, y es que escuchar “cetes” me sonaba muy complicado, desde el nombre hasta las fechas de domiciliación. Obviamente eran sólo “pretextos”.

Finalmente me convenció y abrí una cuenta en la cual domicilié cierta cantidad quincenal a la cuenta de nómina, pero como seguía sin entender mucho la dejé por la paz. Pasaron cerca de seis meses y mi amiga me volvió a dar un jalón de orejas, así que volvimos a revisar con más calma mi cuenta para ver en qué me había atorado y en ese momento mi amiga me dijo: “¡Pero si aquí tienes ahorrado bastante!”, me acerqué a ver la pantalla y mirando incrédulamente contesté: “¡NO!, yo soy incapaz de ahorrar tanto dinero, eso no es mío, seguro que es un error”. Pero afortunadamente no fue así.

Resultó que en ese semestre lo que destiné para ahorro se acumuló y generó rendimientos ¡y yo no tenía ni idea! Como muchas personas, gastaba sin ser consciente ni llevar un control de cuánto ni en qué se me iba el dinero. Al final lo que tenía en cetes fue suficiente para pagar mi hospedaje, pasarla un poquito mejor, y regresé de mi viaje decidida a no dejar de ahorrar nunca.

El “ahorro involuntario” es para mi la opción perfecta para no vivir con el agua hasta el cuello ni estar preocupada si alguna emergencia ocurre; a la fecha, me ha dado muchas experiencias y estoy segura de que a mi “yo” del futuro le he evitado alguna que otra acidez estomacal.

Esta fue mi lección: Ahorrar no es quitarte dinero o posibilidades, al contrario, es ver mucho más lejos de tu nariz y decidir cuándo vas a ir por ese gustito o meta que antes parecía descabellada.

El único sueño que nunca va a dejar de ser guajiro es el que te vas a hacer rico de la noche a la mañana para hacer eso que nunca has podido. Así que, separa una parte del dinero que tienes hoy, es la manera más sensata y realista de cumplir los sueños que tuviste, tienes y tendrás.

No puedo decir que no he vuelto a “tomarle prestado” a mis ahorros, pero sí puedo decir que al día de hoy, ahorrar me ha dado muchas más posibilidades que como lo hacía antes, a la vieja manera de “administrar mi dinero”.

¿Ya ven? Ahorrar no es imposible, sólo es aprender a tener prioridades, porque todo se puede pero no al mismo tiempo.

Ahora sí, sigue más tips para que tú también logres ahorrar:

Ideas para empezar a ahorrar ya

Escucha los mejores tips para ahorrar y mejorar tus finanzas

¿Qué es lo que siempre has pospuesto porque no tienes dinero? Aprende a tener prioridades

¿Tengo que dejar de gastar en lo que más me gusta para ahorrar? 

Historias que te van a inspirar a ahorrar

¿Cuánto debo ahorrar de mis ingresos al mes?

¿De dónde saco tanto dinero para ahorrar para todas mis metas? 

Los 3 tipos de ahorro que debes de tener

Por qué te mereces ahorrar

5 comentarios en “¿Qué se siente ahorrar?

  1. Muy buen articulo, se siente muy padre cuando algo que dejaste como cosa perdida como el ahorro involuntario al tiempo te da mucha satisfaciones, saber cuanto has logrado ahorrar, yo llevo ahorrando casi 10 años y se siente super padre llegar a navidad con algo de dinerito en la bolsa para disfrutar con la familia.
    Saludos.

  2. He probado las mieles de tener ahorros; sin embargo, confieso que padezco del otro lado de la moneda: siento tan bien ver que mis ahorros suben, que me da “no sé qué” darles una mochada.

    1. Hola Gil!
      Quizás si no hay algo particular para lo que te interese gastar está bien guardar para una mejor ocasión o quizás puedes destinar un “x” % de lo que ahorraste en un periodo a tus gustos para que no te dé cosa y no desequilibres tus finanzas.

  3. A mi me agradaría invertir mi dinero que ahora tengo parado y así no terminar gastándomelo en nada, alguien sabe donde puedo ver sobre los CETES? les agradecería si me pueden ayudar u orientar

Los comentarios están cerrados.