Ponte un sueldo

¡No te gastes la lana de tu emprendimiento: define un sueldo para ti!

Seguro leíste el título de la nota y pensaste: “¿no son mías las utilidades de mi negocio?”, y sí, sí lo son. Pero seamos realistas, es más el dinero que sale que el que entra en un principio. Por eso necesitas ponerte un sueldo también.

Tu sueldo en un inicio va a tener que ser pequeño y conforme vaya creciendo tu emprendimiento, pues vas a poder aumentarlo. Todo esto es para que no seas tú quien lleve a la bancarrota a tu negocio. 

Lo que quieres es salir de los temidos números rojos. Eso sí, debes estar consciente que a lo mejor tu cafetería, agencia de relaciones públicas, marca de ropa o lo que sea, no te va a dar el sueldo que ganabas como Godín; al principio, claro está.

¿Cómo calcular tu sueldo?

Lo primero que debes saber es de cuánto es un sueldo en perfiles similares a los tuyos. A lo mejor estás empezando una cafetería; entonces, ¿cuánto se le paga a un barista? Toma en cuenta varias muestras de tu sector, no solo te vayas a un café a la vuelta de tu casa y pregunta cuánto ganan las personas ahí.

Ahora, si ya lleva un par de meses funcionando el negocio, ya sabes cuánto estás percibiendo de ingresos. Descuenta los gastos del mismo, recuerda que debes meter un porcentaje al fondo de emergencias y que parte de las ganancias van para el siguiente mes. Si tienes dudas, ahí está nuestro presupuesto de flujos en la Agenda de Retos.

Por último, ¿cuánto requieres para tus gastos mensuales? Tampoco te aprietes el cinturón nada más para que las cuentas te salgan. Es mejor que seas realista porque así sabrás si necesitas generar más dinero de otra forma.

Con esas 3 cantidades, es momento de establecer tu sueldo. Al principio, a lo mejor hasta tienes que ofrecerte un pago muy chiquito. No te preocupes, este va a crecer conforme tu negocio también hace; es realmente solo para el mero principio, para que no te sientas tentada a “robarte”.

¿Y si mi sueldo no me alcanza para todos mis gastos?

Lo más fácil es si inicias tu emprendimiento si todavía tienes tu trabajo y sueldo actuales. ¿Crees que no se puede? Entonces date una vuelta por nuestro video sobre la historia de Spanx, donde te contamos sobre como Sara Blakely hizo su empresa multimillonaria:

Otra opción es elegir un trabajo de medio tiempo o empezar con algo freelance para generar ingresos extra. Esto es en lo que tu negocio agarra velocidad. Aquí, Rita te cuenta cómo ella ahorra con su trabajo y con dos hijos; para que veas que sí se puede.

Otra opción es conseguir inversión; ya sabes, los clásicos socios que ponen de su capital. Puede también pedirle prestado a la familia, pero no pienses en ellos como tus papás, hermanos o tíos, sino como un banco. 

Preséntales un plan de negocio: para qué necesitas el dinero -incluyendo tu sueldo-; cómo lo vas a ir pagando; cuáles son tus ganancias actuales, y hasta dales un contrato. O sea, que vean que la cosa es seria y que no se tienen que preguntar: “a ver ¿cuándo me regresa el dinero?”.

Siempre está la opción del banco, pero tienes que tener en cuenta los intereses. Y, si va arrancando, pues es mejor no tener este estrés extra.

Apenas estoy en la parte de planeación de mi negocio

Si este es tu caso, entonces trata de tener ahorros de unos 6 meses hasta un año. Así utilizarás ese dinero para pagar tus gastos y cuando el negocio esté más estable, ya podrás cobrar tu sueldo.

No olvides que conforme vaya generando más dinero tu emprendimiento, también debes ir subiendo tu salario. Si lo haces bien, llegará un momento cuando tu empresa podrá pagarte el sueldo que mereces y entonces podrás dejar tu otro trabajo.

¡Mucha suerte! Cuéntanos en redes sociales qué negocio tienes en mente y cómo piensas financiar esos primeros meses.

2 comentarios en “¡No te gastes la lana de tu emprendimiento: define un sueldo para ti!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *