La-falsa-quiebra-de-Totis

La falsa quiebra de Totis

Unos días antes del Día del Niño, surgió un rumor: ¡Totis está en quiebra! Y la reacción de todos en redes sociales fue:

Se aseguraba que la empresa de frituras propiedad de La Costeña había iba a desaparecer, y rápidamente la noticia se hizo viral.

Pero, ¿cómo empezó este rumor?

Esto es lo que sabemos:

1. Cierre de planta.

A finales de abril de 2018, la planta de Comitán, Chiapas que abrió en 2005 fue cerrada y, al parecer, los trabajadores fueron informados que la razón del cierre era que empresa había quebrado. Esta había dado trabajo a 200 personas locales para la manufactura de productos Totis y su exportación a Estados Unidos y Centroamérica, pero redujo su personal a la mitad antes del cierre. Aquí la nota que publicó El Universal con esta versión:

2. Supuesta quiebra.

Los ex empleados de Totis fueron la primera fuente de este rumor; pero no había ningún registro público que indicara lo contrario. Sin embargo, la noticia de la quiebra se seguían propagando: 

 

3. Nunca confirmamos la noticia, pero estas eran las reacciones en redes sociales.

Desde que las primeras noticias sobre el quiebre de la empresa se empezaron a difundir, las redes sociales se llenaron de memes y mensajes en apoyo, en donde se expresaba el amor a su producto clásico, los aros de harina con limón.

 

¿O a poco no te ibas a unir a la marcha y cooperación para sacarlos de la quiebra? 😛

4. Totis desmiente la noticia.

Totis desmintió por medio de un comunicado que estuviera en bancarrota y explicó que la razón del cierre en Chiapas se debe a una ampliación que harán en la planta que tiene en Tizayuca, Hidalgo. Además, sólo el año pasado sumó la marca de cacahuates japoneses Nipon a su portafolio, con lo que alcanzó una gama de 41 productos.

En sus redes sociales siguieron publicando de forma regular. Y ellos mismos reiteraron en esta publicación: “nos quedaremos por mucho tiempo más”.

5. Lecciones de esta Fake News.

  • Verificar la noticia antes de echarnos a llorar.

Larga vida a esta botana que se quedó con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *