Por qué formar niños emprendedores

Por qué formar niños emprendedores

Esto es hecho: el mundo que les tocará vivir a los niños que hoy van a la primaria será distinto al que vivimos nosotros. Formar niños emprendedores con habilidades para la innovación y el liderazgo es urgente para enfrentar un mundo cada vez más competido. Porque, ya sea que decidan ser científicos, artistas, doctores, chefs o deportistas, tendrán que desarrollar cuando menos un poco de espíritu empresarial para sobrevivir a la economía global del futuro.

Si además consideramos que las pequeñas y medianas empresas son la columna vertebral de la economía en México (de acuerdo con la CONDUSEF, las PyMEs generan 7 de cada 10 empleos y constituyen el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) del país), el pensar en inculcar en los niños el espíritu emprendedor es más importante que nunca.

Los desafíos laborales del futuro

Constantemente escuchamos que el futuro tendrá desafíos laborales para las generaciones que hoy están estudiando. Algunos de estos retos ya los estamos enfrentando incluso ahora. ¿A qué se enfrentarán los chicos en unos años?

Automatización

Hemos escuchado que, no importa cuál sea el trabajo, en algún momento un robot lo podrá hacer mejor. Tal vez no debamos ser tan extremos, pero es una realidad que, en el futuro, muchos empleados serán reemplazados por máquinas.

Los empleos que están en mayor riesgo son los que realizan tareas repetitivas. Hay varios estudios que indican que trabajos como recepcionista, asistente legal e incluso cocineros, por poner algunos ejemplos, tienen mayor riesgo de ser reemplazados por la automatización.

Cambios en el mercado laboral

En 1958, la vida media de las 500 empresas que aparecían en la lista de Standard & Poor era de 61 años. Bueno, eso no pasa más. Hoy en día, según estudios de McKinsey, las empresas viven menos de 18 años. Para 2027, el 75% de las compañías que hoy cotizan en S&P serán compradas, fusionadas o definitivamente cerrarán.

El paradigma de la productividad

De acuerdo con el estudio Hours Worked de la OCDE, México es el país que más horas trabaja en el año (¡480 horas por encima del promedio!). Sin embargo, nuestra productividad está calificada con 20 puntos de 100, mucho menos del promedio de 50.

En pocas palabras, los mexicanos gastamos horas y horas y horas nalga, en las que al parecer estamos trabajando, pero en realidad estamos perdiendo el tiempo o, cuando menos, no estamos siendo tan productivos como deberíamos.

Mucha información y muchas fake news

2017 cerró con más de 1,700 millones de páginas de internet. Google procesa más de 40,000 búsquedas cada segundo. Vivimos en un mundo lleno de información, pero también en uno lleno de noticias falsas, sitios fraudulentos e información que no es cierta, está incompleta o es inexacta.

Esto es un problema porque con mala información se corre el riesgo de tomar malas decisiones, ya sean personales, financieras o de negocios.

Competencia global

La globalización ha influido la competencia en cada vez más industrias. Hemos sido testigos de que constantemente hay más competidores que vienen de mercados extranjeros y de que los negocios se han vuelto más internacionales. La conectividad permite a las empresas contratar personal que trabaja de forma remota, incluso desde otros países.

Para las personas que buscan empleo, la competencia no está solamente en quienes están con ellos en la sala de espera de Recursos Humanos, tal vez haya alguien en la India luchando por ese mismo puesto.

¿Por qué formar niños emprendedores?

Los desafíos de los que hemos hablado tendrán que orillar a los adultos del futuro a ser más ingeniosos y procurar crear valor con soluciones originales en lugar de realizar tareas repetitivas o concentrarse sólo en reducir costos.

Es por esto que debemos pensar en cómo podemos inspirar, guiar y empoderar a los niños para que comiencen a desarrollar desde pequeños habilidades de emprendimiento.

Las herramientas que les sirvan para descubrir sus talentos, plantearse objetivos, así como para trabajar en equipo, correr riesgos y resolver problemas, serán las que los fortalezcan para un futuro tan competido.

Pero el objetivo no debe ser sólo formar niños emprendedores que sepan cómo crear y dirigir pequeñas empresas. Debemos pensar en formar futuros adultos que sepan observar las necesidades de su entorno para encontrar oportunidades, y que además de generar ingresos, generen también un cambio social.

Si quieren conocer más sobre este tema, los invitamos a la conferencia “Cómo educar a niños más emprendedores” que Sofía Macías dará en la Semana Nacional del Emprendedor. La cita es el miércoles 13 de septiembre a las 16:00 horas. La entrada es gratuita y puedes registrarte aquí.

¡Los esperamos!

Texto de Laura Aguilar

Mercadóloga digital, creadora de contenido, colaboradora en Tengo Iniciativa y bloguera. Esposa, mamá, doglover y emprendedora. Twitter @Laurylu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *