¿Tus finanzas están preparadas para la vida adulta?

“¡Ya vacunen a la generación que tiene correo de hotmail!”, si te dio risa este meme es porque además de ser gracioso, es verdad. Aunque eres «joven de corazón» hay que aceptar que llegaste a la vida adulta, sientes que ya «toca» hacerte cargo de tus finanzas y te preocupan cosas en las que antes ni siquiera pensabas ¿retiro? ¿casa? ¿seguros?

Uno de esos pensamientos, en especial si empezaste a trabajar después de 1997 y eres generación Afore, es tu retiro. Por las mañana, mientras tomas tu café, piensas en ¿cuánto necesitas ahorrar para ese momento?, ¿cuánto falta? ¿Me estaré tardando en abrir un plan? ¿Debería hacer aportaciones a mi afore?

Igual por eso, no puedes evitar tararear la contagiosa canción de los Tres Tristes Tigres, con la que Consar promovió el ahorro voluntario en las Afores: los diez pesitos, y que cuenta que si empiezas pronto de poco en poquito, puedes alcanzar la meta de tener el retiro con el que sueñas.

¿La vida adulta en cuanto a dinero es tan mala?

La vida se está poniendo seria, pero divertida, dirían otros.

Aunque huimos de la palabra «responsabilidad» como de la peste, cuando realmente das el paso en ser un adulto con tu dinero ganas poder de decisión, puedes ir por metas más grandes e interesantes (cof cof ¿por qué no te animas por juntar el enganche del depa por el que llevas años suspirando? ¿o a tener un fondo para cambiar de chamba o hasta carrera?). También tienes más paz mental y margen de maniobra.

Seguramente tus prioridades están cambiando: igual pasaste de soñar con irte de fiesta todo el fin de semana o tener el récord de idas a festivales a querer ahorrar para es retiro anticipado o esa inversión inmobiliaria cómodamente sin recortar demasiados gastos.

Durante mucho tiempo viviste «el momento», pero cada vez más piensas a futuro, en cuidar de ti y hasta te hace ojitos la idea de ser una adulta responsable con tus finanzas personales, que sepa manejar las complicaciones, se evite broncones futuros y no desperdicie oportunidades por andar en la luna o desconocer todos los temas «importantes» de esta etapa.

¿Cómo puedo saber si soy un adulto con mi dinero?

¿Se puede medir la «madurez financiera» o saber qué «palomitas» debería tener para esta etapa de vida adulta con el dinero? Hay bastantes indicadores de si estás cuidando bien a tu «yo del futuro» o te encaminas al desastre.

Esto tiene que ver con tus hábitos, lo que sabes sobre ciertos temas «de adulto responsable con el dinero» y también cómo has organizado tu dinero, productos, etcétera.

Para que salgas de dudas de si vas bien o te URGE hacer cambios, creamos un QUIZ que te ayudará a darte cuenta, amig@.

¡Cuéntanos en esta nota qué te salió, en qué áreas descubriste que debes ponerte las pilas para ser un adulto con tu dinero y compártelo con tus amigos!

Haz el quiz AQUÍ.


Una respuesta a “¿Tus finanzas están preparadas para la vida adulta?”

  1. Excelente post, prepararnos para la vejez después de haber trabajado tanto, a veces suele ser un poco tedioso, aunque considero que a parte de mantener un buen fondo de emergencia, también es importante considerar tener un buen fondo de inversión con buen rendimiento, para multiplicar esos ahorros. En mi caso, contacté a una empresa llamada Foster Swiss para crear un Fondo de inversión para mi compañía automotriz y de verdad que estoy complacido con el resultado, creo que valió mucho la pena, una inversión segura y a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *