Te mereces… ahorrar

cómo ahorrar con ingresos bajosHace unos días platicaba con Tonatiuh Rodríguez, que era mi fuente en El Economista y es una de las personas que más sabe sobre retiro y pensiones en México, y como si dirigir una afore no fuera suficientemente agotador, es maratonista y que hace equipo con su esposa para ir a correr.

Yo le preguntaba cómo siendo un alto ejecutivo sacaba energías y tiempo para entrenar y me dijo algo que creo que aplica a cualquier meta que tengas, y en especial al ahorro: siempre hay miles de razones para faltar, pero en lugar de enfocarme en ellas pienso en por qué me merezco correr, es algo mío, es mi tiempo, me merezco hacérmelo y me merezco sentirme bien…

Cabe mencionar que cada vez que me da flojera hacer ejercicio pienso en eso que me dijo Tonatiuh: me merezco hacerlo y me pongo en acción.

Y creo que en el ahorro funciona igual: podrías tener miles de pretextos, desde que ganas poco hasta que ya le traías ganas a esa camisa o que el próximo mes sí lo harás (Obvio sabes que ni de chiste), pero lo que deberías saber es que pese a todas las excusas tú te lo mereces: ahorrar tus metas, tu salud financiera, tu tranquilidad… todo eso te mereces.

Y esto tiene mucho que ver con cómo vemos el ahorro ¿lo ves como un premio para ti o lo ves como un sacrificio? Mucha gente escucha «ahorrar» y en automático cree que le están quitando algo, cuando la realidad es que al ahorrar nadie te quita nada, simplemente quitas de un lugar el dinero (o de tirarlo en tarugadas que no te importan tanto) para juntarlo con más dinero y poder llegar a metas más interesantes.

Me acuerdo mucho que ese era mi pleito casado en Reactor con Cuadros, pero en cuanto el dinero le sirvió para emergencias, viajes y gustitos, el ahorro dejó de sentirse como un «sacrificio» para ser algo que realmente disfrutaba hacer y luego utilizar.

La próxima vez que te cueste trabajo ahorrar saca un poquito más y piensa que en serio te lo mereces. Seguramente te sentirás más motivad@ a lograrlo. En este capítulo puedes encontrar suficientes ideas para empezar.

¿Qué cosas que al ahorrar lograrías te mereces y no te has dado? Cuéntame en el área de comentarios.

 

Post relacionados:

11 comentarios en “Te mereces… ahorrar”

  1. Como también se ha comentado, es darle un propósito a lo que uno hace, en concreto, por buscar un beneficio específico. ¿Ahorrar para qué? Mientras más claro esté, mayor será la motivación.

    «Te mereces ahorrar» también me suena a «pagarse a uno mismo».

  2. Me gustaría que hablaras más sobre las afores, mi caso es que yo aporte 14mil pesos para el retiro a largo plazo, la meta era deducirlo y en la declaración anual 2014 me regresaron 3mil pesos, la verdad no me dieron ganas de volver a aportar prefiero ahorrarlo en un fondo para quedármelo yo y no el gobierno.

    1. Hola ElPai!

      Hay un tag completo sobre Afores aquí en el blog y también puedes leer el capítulo sobre retiro del libro pequeño cerdo capitalista.
      Sólo me gustaría hacerte una aclaración: El dinero que aportas a la Afore no se lo estás dando al gobierno. Las aportaciones voluntarias así expropiaran las Afores es dinero tuyo que vas a recibir cuando tengas 65 años. Por ahorrar para el retiro no te van a regresar el 100% de lo que aportaste pero si no aportarás para el retiro esos 3000 pesos que te devolvieron no te los habrían regresado.
      Para que entiendas un poquito de cómo funciona la deducción imagina que tú ganas 100 pesos y aportas 10 pesos para tu retiro en vez de calcular los impuestos sobre 100 pesos entonces ese año te los van a calcular sobre 90 pesos. A la ahorrar para el retiro estás pagando menores impuestos que si no lo hicieras pero eso no significa que por cada peso que tú ahorres para el retiro te van a devolver ese mismo dinero después de presentar tu declaración anual de impuestos.
      E independientemente del tema de la devolución de impuestos si es muy importante que entiendas que el mayor beneficio es tener un ahorro y de que vivir cuando ya no puedas trabajar.

  3. Hola Sofía,
    Soy fan de tu libro el pequeño cerdo capitalista, ya me leí el primero y salí de deudas, ahora aun tengo pero ya la controlé y no pago intereses.
    Tengo guardado mi bono de productividad y mi fondo de ahorro, y lo tengo todoooo en Cetes Directo. ya sé ya sé estoy como el del libro que dejó su lana en su cuenta de nómina hasta encontrar la inversión perfecta.
    La verdad es que no tengo idea de como invertirlo y mi sueño es estudiar una maestría en el extranjero.
    Si tienes algunas sugerencias para ayudarme a como empezar te las agradezco.
    Ya descubrí que mi principal problema es que me da miedo perder mi lana que tanto me ha costado ganar, soy totalmente aversa al riesgo.

    Ayuda por favor.

    Saludos.

  4. ¡Exacto! Me falta aplicarla con la dieta y el ejercicio (lloro), pero con el ahorro lo tengo dominado. Se me hizo fácil quedarme sin un peso pagando mi primer carro (la «facilidad» de vivir con padres, ja!), y después de eso me decía a mí misma el típico «ahorro lo que me sobre al final de la quincena» —o sea, que no ahorraba nada—.
    Este año dije basta a eso, y tan pronto lo depositaban lo pasaba a mi cuenta de ahorro. Fue una sensación muy agradable; no lo veía como un deber, o algo que realmente disfrutaba. Un treat-yo-self, por así decirlo 🙂

    1. Hola Ginny!

      Verdad que sí! Cuando ya llevas un rato ahorrando se siente bien padre ir alcanzando metas mayores. Lo que pasa es que como sólo conocemos el gozo de gastar nos cuesta trabajo pensar que ahorrar también pueda dar placer.
      Te felicito por cambiar el chip.

Los comentarios están cerrados.