¿Por qué alucino el SÍNDROME DEL IMPOSTOR y cómo SUPERARLO?

Si eres de los que sienten que están fingiendo sus conocimientos, capacidades y que en realidad no eres tan bueno como la gente piensa, tienes el síndrome del impostor. Ahora que lo sabes, es momento de tomar cartas en el asunto y empezar a creer un poquito en ti mismo.

Eso que sientes, o que te han contado que sienten, no es algo nuevo. Imagínate que desde 1978 ya es reconocido como un fenómeno psicológico. Y no estás solo, pues mujeres y hombres de negocios, artistas reconocidos y hasta personas cercanas a ti que consideras súper exitosas lo sienten.

Pero no se trata solo ponerle nombre a lo que sientes, sino de hacer algo al respecto. Ve este video que te preparamos para romper con el síndrome del impostor:

Para romper con el síndrome del impostor tienes que decidirte y dejar de postergar las cosas. Si no lo haces, nunca vas a poder crecer. Por eso algunos consejos son:

  • Capacítate más en el área que te cuesta más trabajo y refuerza tus conocimientos en donde mejor de desenvuelves.
  • Ponte pilas y haz esfuerzos nuevos que te reten.
  • Pide retroalimentación de alguien que admires o quieras.
  • Lucha con todas tus fuerzas por creer en ti mismo.
  • Explora y ajusta lo que funciona bien en tu trabajo.

La idea es que no solo te la empieces a creer, sino que trabajes para generar esas capacidades y especialización que te dicen que tienes. Recuerda que todo es un proceso y que no naces sabiéndolo todo así que debes de trabajar en tu desarrollo personal y profesional para volverte ese top que quieres ser.

Deja de sentirte mal porque tienes síndrome de impostor y empieza a trabajar en lo que te hace falta, quítate la pena y haz contactos, pregunta qué creen que estás haciendo bien y qué estás haciendo mal y toma los consejos y críticas que te ayuden a mejorar.

Si quieres saber cómo convertirte en un experto, te dejamos esta conferencia:

Cuéntanos en redes sociales en qué te has sentido como un impostor y qué es lo que crees que debes hacer para dejar de sentirte así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *