4-consejos-para-mujeres-emprendedoras

4 consejos para emprendedoras

Por Ximena Soto

El emprendimiento ya es un mundo de mujeres, quienes están tomando las oportunidades que hay en el ecosistema emprendedor para crear empresas, generar riqueza y empleos.

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, que conmemora la lucha de mujeres de diferentes países por la igualdad de derechos del género, incluyendo el sufragio universal. Desde 1911, el primer año en que se celebró esta efeméride, las cosas han cambiado para las mujeres.

En México la igualdad de género es un tema importante y miles han aportado un granito de arena para mejorar su ambiente. Un ejemplo claro son las mujeres emprendedoras que hoy están haciendo una diferencia en el país y su economía.

De acuerdo con el estudio WEGrow, Liberando el potencial de crecimiento de las emprendedoras en Latinoamérica y el Caribe que hizo EY y el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), México es uno de los cuatro países más avanzados en el desarrollo de un entorno empresarial que propicia el desarrollo de emprendimientos liderados por mujeres. Esto es claro gracias a las cifras de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público que indican que el 60% de los emprendimientos en el país están liderados por mujeres.

“Ayudar a las emprendedoras a crear empresas sólidas y escalables, no sólo aporta al crecimiento de la economía mexicana, también suma en temas de equidad de género”, dice Eugenia Correa, directora de comunicación de la aceleradora enfocada en mujeres Victoria147.

Hoy celebremos al reconocer a ellas que hacen que el emprendimiento también sea un mundo de mujeres. Estos son cuatro consejos de emprendedoras con empresas en diferentes etapas de crecimiento.

  1. Si tienes una idea de negocio: La empresa es prioridad

Para Paola Sainz, una emprendedora que está en etapa inicial de desarrollo de su negocio es de vital importancia mantener la mente y esfuerzos enfocados a su proyecto. Esto lo aprendió del mejor role model, su mamá, quien hasta hoy dirige varias empresas del sector alimenticio y de bienes raíces.

Además, esta emprendedora que abrirá Warrior Factory, su primer gimnasio de entrenamiento funcional y circuito de obstáculos como los del programa de televisión Ninja Warrior, está convencida de que la clave para llegar al siguiente escalón del emprendimiento es ser resiliente, con capacidad de adaptarse a las circunstancias y modificar los planes para llegar a la misma meta: tú idea materializada.

  1. Si apenas empezaste tu operación: El camino es largo pero no tiene que ser solitario

Como todos los emprendedores, Alicia Figueroa, fundadora de Square One, descubrió que no existen atajos para concretar un sueño. Hace un año estructuró en su cabeza un plan de negocios que resultaría en la apertura de su empresa en febrero de este año, sin embargo encontró que nadie estaba dispuesto a invertir en un concepto nada más.

Así fue como ella misma se enseñó a usar plataformas web y creó su página que ayuda a encontrar y reservar por hora espacios de trabajo en la Ciudad de México, pero en el camino encontró redes de apoyo para el emprendimiento femenino, como Victoria147, que le ayudó a enfocar sus esfuerzos para lanzar un producto terminado que pudiera atraer usuarios e inversionistas, si tienes paciencia y constancia.

  1. Si estás buscando capital: El mejor inversionista no es el que tiene más dinero

Cuando Juana Ramírez empezó su empresa, hace ocho años, tenía un objetivo claro de crecimiento dentro de la industria de salud. Desde entonces, Sohin ha enfocado sus esfuerzos en diferentes áreas, siempre enfocados en los personas con enfermedades crónico degenerativas catastróficas y en este tiempo ya impactó la vida de 22,500 pacientes y sus familias.

Este crecimiento requirió de capital a través de inversionistas y cuando llegó el momento de elegir al fondo de capital, Juana tomó la decisión basada en el perfil de las personas detrás del dinero, no sólo en su involucramiento en la industria o su conocimiento y network, sino en su calidad humana y en su filosofía de vida. De esta forma, se aseguró de tener al mejor socio, que entendiera y compartiera los valores y objetivos que su empresa sigue.

  1. Si ya tienes una empresa exitosa: La perseverancia es la clave de la continuidad

Diez años después de vender su primer paquete de endulzante basado en la planta stevia, Miriam Hanono sabe que, sin importar el tamaño de tu empresa, el compromiso de una emprendedora debe ser el mismo que cuando se enamoró por primera vez de su empresa.

Trabajar todos los días, con la misma entrega y dedicación parece ser la clave que esta emprendedora descubrió para que su empresa hoy Stevia Super Life venda 10 toneladas de su producto al mes. Además, también es importante que se note cuánto crees en tu producto, como Miriam, que empezó en este negocio con el objetivo de controlar la hiperactividad de su hijo y la hipoglucemia de su esposo, quienes fueron sus primeros y más constantes consumidores.

Rompiendo mitos

Aunque el emprendimiento femenino ya tiene el camino pavimentado para su crecimiento gracias a diversas plataformas y la consciencia de múltiples instancias que abogan por este sector, como la nueva iniciativa para mujeres de cualquier sector profesional, Dalia Empower, aún hay mitos que afectan la percepción social y que deben romperse.

Algunos mitos que diferentes emprendedoras han detectado son:

  • Las mujeres no tienen ideas disruptivas porque no tienen una mente analítica.
  • Todos los emprendimientos de las mujeres son joyería, cocina y moda.
  • Las mujeres no emprenden en tecnología.
  • Para tener permiso social de ser emprendedora, primero debes ser la mejor esposa, mamá, hermana, hija y amiga.
  • Las mujeres emprendedoras son súper mujeres que sólo trabajan y no tienen un balance de vida.
  • Las mujeres no tienen las mismas oportunidades y herramientas que los hombres al emprender.

Sin embargo, hay actitudes que aún prevalecen en la cultura mexicana que le pone el pie al emprendimiento femenino, como a Juana Ramírez de Sohin, que le pidieron que su esposo firmara el crédito que le estaba otorgando a pesar de que ella no estaba casada.

“Mucha gente me cuestiona, ‘¿Qué vas a hacer cuando tengan niños?’, pero a mi socio nunca se lo preguntan”, dice Melina Cruz, fundadora de Jelpmi, una empresa tecnológica que sirve de intermediario entre prestadores de servicios de limpieza en casas y oficinas y clientes.

Pero las mujeres emprendedoras demuestran que hoy, el mercado está abierto para ellas, que pueden hacerlo todo sin convertirse en un estereotipo de mujer que sólo se enfoca en su carrera o en su familia. Y sobre todo, han demostrado que no hay sector que pueda cerrarles las puertas y que el emprendimiento ya es un mundo de mujeres.