Reto del trueque: cómo intercambiar para ahorrar o ganar dinero

Antes de explicarte el Reto del trueque: ¿Sabías que muchos geólogos llaman a esta la Edad de Plástico? Como la Edad de Piedra, cuando el hombre comenzó a crear herramientas para ayudarse en el día a día, o la Edad de Hierro, cuando empezamos a construir armas más sofisticadas. Pues esta es la Edad de Plástico por nuestro uso excesivo de este material.

Otro nombre que recibe es el de Antropoceno, un término acuñado en el año 2000 por el premio Nobel de química holandés Paul Crutzen. Según Paul, el nombre refleja el impacto del hombre sobre la Tierra.

Piensa en mil años, cuando los hombres corten la corteza terrestre para ver los cambios geológicos. ¿Sabes qué se van a encontrar? En nuestra época habrá una capa de plástico que nos identificará y que ya no podemos eliminar. Sin embargo, la pandemia está cambiando un poco eso, ¿no te parece?

Nos hizo más conscientes de nuestro consumismo. Y cada más personas hacen lo que Sofía normalmente dice, pensar: «¿Lo quiero o lo necesito?» Porque son cosas que creemos que nos sirven, pero muchas veces solo les estamos haciendo caso a nuestras manitas gastalonas.

Finanzas más verdes

Muchos estamos cambiando varias cosas de cómo consumimos y cómo gastamos; ya sea porque no queremos contaminar o buscamos reducir nuestra huella de carbono lo más posible. Lo mejor de todo es que haciendo esto, también estamos ayudando a nuestras finanzas personales.

Algunos alumnos de Retos Financieros nos contaron de cómo ahorraban. Luis, por ejemplo, se puso sus patines para trasladarse de la casa al trabajo y de regreso. Con eso, ahorraba el dinero del metro, hacía ejercicio, evitaba las multitudes (que en tiempos del Covid es muy importante), se ahorraba también 15 minutos de traslados y, además, se dio cuenta que más personas en su oficina empezaron a usar patines, bicicleta y patinetas. O sea, fue un buen ejemplo para muchos.

Alicia, por su parte, hace todo lo que puede para ahorrar y reducir la contaminación: trae su botella de agua, siempre lleva sus bolsitas y sus tuppers cuando sale de compras y tiene 3 jeans que usará hasta desgastarlos. Estos últimos, si no sabías son unas de las prendas que más agua necesitan para su elaboración.

Hilda también lleva rato cambiando sus hábitos por la salud de su familia, del planeta y de su bolsillo. Recicla, se asegura que la comida sea hecha en casa, usa focos ahorradores y desconecta los aparatos electrónicos cuando no se están usando, porque ese foquito rojo quiere decir que tu tele anda gastando luz.

El reto del trueque

Y te preguntarás ¿Eso qué tiene que ver con el trueque? Pues fíjate que en Pequeño Cerdo Capitalista nos dimos cuenta que el trueque regresó a las vidas de muchos, aunque es parte esencial de cómo interactuamos las personas.

Por si no me crees, en 2006, un individuo llamado Kyle MacDonald consiguió cambiar un clip rojo por ¡una casa! Obviamente no así directamente, sino que empezó a hacer trueques por cosas de más valor con quien se dejara.

Quién dice que tú no puedes cambiar tu sudadera que ya no usas o tu airfryer que compraste de la pura emoción, porque ni cocinas, por algo de más valor para ti. Por eso, te proponemos este reto del trueque.

Ahora, anota el precio y multiplícalo por 5. Ese es el valor final del producto que debes tener cuando termines tus trueques ¿cuántos? Pues los que necesites. Por ejemplo, imagina que tienes un licuadora profesional Ninja que normalmente te costaría unos $2,500 y ya usada puedes venderla en unos $800 pesos. 

Al multiplicarlo estás buscando algo de valor de unos $4,000 pesos. Pero, pues si tienes algún amigo cocinero o bartender, pues seguro te la puede intercambiar por algo que él no use de unos $1,500 o $2,000 pesos porque sabe cuánto cuesta una nueva. Además de que sabe que tú te hiciste un batido una vez y ya.

El siguiente paso es justo eso: ver si el intercambio que te sugieren es bueno para ti. O sea, que tú sientas que quien está sacando más provecho eres tú, entonces ahora sí, es momento de hacer el cambio. Ya cuando hayas hecho todos tus trueques, tómale la foto al producto final y súbela a redes para presumirnos.

¿Dónde lo intercambio?

Aquí viene la parte difícil para muchos: ¿cómo vas a hacer los trueques? Pues en la era tecnológica, la respuesta es ¡de mil maneras! Por ejemplo, hay personas que han estado haciendo el reto del trueque en TikTok; en esta ponen el artículo con el que empezaron, el artículo que tienen actualmente e incluso el artículo que quieren conseguir al final.

Y TikTok no es la única red social que puedes usar. Puedes hacer el reto del trueque también en Facebook, Twitter o la que sea de tu preferencia; aunque puede ser un poco raro que lo pongas en Pinterest o Discord, pero no es imposible. Todo depende con qué te sientes cómodo.

A lo mejor tu tirada es conseguir un PlayStation 5 y ahorita no te alcanza, pero con algunos trueques ya tendrás tu querida consola. También siempre está la opción de encontrar el objeto del valor que buscabas, lo vendes y te quedas con el dinerito.

Otra manera posible de hacer el reto del trueque es a través de los grupos de WhatsApp; ya sea familiar, del edificio donde vives, de la oficina o el que tengas a la mano. Lo importante es siempre pensar que alguien está buscando y tú puedes ofrecerlo.

En Mercado Libre y Marketplace en teoría te tienen que pagar por lo que vendes. Sin embargo, los usuarios se han puesto creativos. Lo que hacen es poner el precio del objeto y en la descripción añaden que están abierto al trueque.

Otras ideas para el reto del trueque

Estas son algunas ideas, pero si quieres ir más directo al tema. Encontrarás que existe la plataforma truekeo.com, donde puedes buscar algo que te agrade o poner tu propia oferta.

Lo más nuevo que encontramos fue la app Hula Trading donde señalan, y estamos totalmente de acuerdo, que muchos hogares del mundo acumulan cosas que no necesitan; otra vez el clásico caso de “lo quiero o lo necesito”. 

Aunque, que tú no lo necesites o ellos no necesiten lo que tienen, no significa que no sirva. Eso sí, muchos nos damos cuenta que no nos sirve o no lo utilizamos y decimos: pues lo tiro. Y otra parte del reto del trueque es no tirar algo que a alguien más le resolvería un problema. Así, dejamos de contaminar todos, sobre todo con objetos que están en buen estado, solo que no estamos usando.

Y te preguntarás: ¿qué gano yo con todo este sistema de trueque? En primera y muy importante, es que te enseña a negociar algo que quieres por algo que puedes ofrecer. En este caso es una cosa por otra, pero a veces puede ser una habilidad por otra.

Lecciones del reto del trueque

Por ejemplo, a lo mejor tú necesitas un servicio, pero sabes que no tienes dinero para pagarlo. Tal vez, que te hagan un mueble o te desarrollen un empaque. Sin embargo, tú eres bueno con redes sociales y puedes ayudar a la otra persona a tener más visibilidad en línea, en un trato donde los dos salen ganando.

Con el reto del trueque también ayudas al ambiente, al no tirar algo que no necesitas. E incluso puedes ganar mucho dinero, dependiendo que tan lejos estés dispuesto a llevarlo. Siempre puedes quedarte con el objeto que estabas buscando o vender el último producto, ganado 5 o más veces el valor de lo original.

En nuestro posteo de Instagram del reto del trueque, alguien nos escribió que este método de intercambio no está vigente. Y solo tuvimos que entrar a internet para darnos cuenta que eso es una mentira. Hay lugares, en diferentes partes del mundo, donde están aplicando el trueque.

Desde India, donde el exceso de trigo y maíz se ha abierto a esta opción, pasando por Latvia, donde han abierto tiendas para intercambiar prendas en buen estado, hasta en Cuba, donde esta práctica es muy común con bienes que son escasos.

Y no tenemos que ir muy lejos, aquí en México, en los estados de Oaxaca, Michoacán, Morelos, Guerrero, Hidalgo y seguro en varios más, el trueque sigue siendo el día a día en zonas rurales como urbanas. Es algo que está en nuestra cultura, o qué ¿tú no intercambiabas tazos con los amigos o plumas con las amigas?

Preguntas y respuestas

Si todavía sientes que tienes dudas, o hay algo que no te cuadra. Entonces ve nuestro video en YouTube, donde Sofía contestó a varias personas todas sus preguntas sobre el reto del trueque y la mejor manera de lograrlo.

Sin embargo, debes saber que este es un reto muy personal y que depende mucho de con qué te sientes cómoda, qué tan fácil te es negociar con otros. Pero que también tiene grandes recompensas, como te decíamos arriba y que puedes lograr muchísimo si te lo propones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *