El trabajo de tus sueños: cómo encontrarlo

Este post sobre cómo encontrar el trabajo de los sueños se inspiró en una invitación que me hizo Marco Ayuso para participar en un hangout sobre “hacer lo que te apasiona”. Lo pueden ver en  www.marcoayuso.com/hangouts

Yo decidí escribir sobre cómo fue el proceso de mi carrera hasta ahora, porque mucha gente tiene la impresión de que yo sabía qué quería hacer con mi vida y cuál era el trabajo de mis sueños casi desde la guardería… y aunque podría haber vestigios prehistóricos de vocación en cada persona, la verdad yo estuve muy echa pelotas hasta que ya tenía unos años trabajando. Eso lejos de ser una tragedia -como yo pensaba- me ha llevado a hacer lo que más me gusta en la vida y que encima me paguen por eso.

Para los que les guste echar el chal, ahí les va cómo fue sucediendo y puede que algo les suene:

Haciendo un poco de arqueología, a la pregunta ¿Qué quieres ser cuando seas grande? creo que respondí desde ser bailarina de ballet y maestra (cuando tenía 4 años), escritora (de cuentos y canciones tortuosas),  cardióloga (como mi abuelo), psicóloga (chance porque tengo un tornillo medio flojo), abogada (eso sí estudié unos años), hasta curadora de museos.

Mi intento más serio de ese último oficio fue montar una exposición con los trabajos de la clase de artes plásticas de mis compañeritos de  “Playa IV” (Área IV Humanidades, de la prepa) en la biblioteca de mi escuela. Yo hice una Victoria de Samotracia con vestido de Marilyn Monroe de papel maché, bien consheeeptual, y unos pedestales muy chidos para cada pieza con fichas e intro de la expo.

De hecho me tomé tan en serio eso del arte y demás, que hice el examen para entrar en la licenciatura en Restauración del ex-convento de Churubusco. Todo iba bien hasta que nos llevaron a una visita a los talleres. Yo sólo recuerdo imágenes sucesivas de jarrones, pintura, gente silenciosa, profundamente concentrada… y creo que empecé a hiperventilar. No por mí, por los demás: si me quedo 4 años de carrera de 8:00 a 8:00 encerrada en un taller, seguro me vuelo una psycho y mato a alguien. Peor si eso hubiera sido mi rutina de toda la vida. Por el bien de la humanidad – y por no salir en la nota roja- dejé eso que juraba que iba a ser la vocación de mi vida.

Obviamente esto vino acompañado de gran crisis existencial – súmele usted a eso las hormonas y dramas adolescentes porque tenía 17 años y cacho- y la verdad descartada la restauración y curaduría no tenía ni la más remota idea de qué quería hacer.

Me cayó un consejo como del cielo  y seguro quien me lo dijo ni idea tiene de la salvada que me dio: Me recomendaron pensar qué cosa podría hacer durante 8 horas seguidas si me encerraran en un cuarto y no se pudiera hacer nada más… eso al fin y al cabo es una metáfora de lo que se va a convertir la vida laboral, chance no encerrados (pueden cambiarle eso), sino al aire libre, pero 8 horas o más continuas haciendo algo. Si lo amas, puede ser la gloria, si no, seguro un infierno.

El trabajo de tus sueños

Lo gracioso es que el resultado de ese ejercicio fue todo menos sorpresivo: si tuviera que hacer algo durante 8 horas, seguro era escribir o leer (siempre fui porquito ñoña y ratón de biblioteca). Cuando no sabía escribir, adivinaba palabras, cuando aprendí hacía cuentos, canciones y hasta obras de teatro (malas seguramente, pero mis papás cuervos decían que eran decentes), cuando me cortó un novio de la prepa mi desfogue azotado fue intentar hacer una novela – que afortunadamente nunca acabé ni salió a la luz por el bien de todos, ya que es peor de melosa que Twilight, aunque de gángsters- y la verdad es que nunca dejé de hacerlo.

Ok, ya teníamos resuelto escribir. El siguiente paso era hacer una listita con todas las profesiones que pueden tener que ver con eso.

 

Trabajo de tus sueños

Yo hice una bastante larga donde se incluía desde Guionista hasta estudiar Relaciones Internacionales, pero se me prendió el foco cuando escribí PERIODISMO. Era perfecta: podía escribir, siempre aprender de nuevas cosas, andar investigando y que me pagaran básicamente por andar de preguntona, que para mí era un sueño hecho realidad.

Le pregunte a una amiga cómo le había ido en la Septién, y asunto resuelto, creo que esa misma semana, pero a finales, o la siguiente estaba haciendo el examen.

En la carrera estaba contenta, pero digamos que ser periodista no es fácil y entrar a un medio tampoco ( los sueldos en general tampoco son muy glamorosos, aunque hay excepciones). A los 19 o por ahí estaba completamente convencida de que no daba pie con bola y que tenía que lograr hacer algo extraordinario como antes de los 25 o de plano sería una fracasada (es el problema de cómo los adolescentes ven la edad, en ese entonces pensaba que a los 25 iba a ser “grande”, ahora sé que era una chamaquita). Creo que torturé a mis amigos y novio de la época mucho con esa crisis vocacional.

Para colmo no me gustaban “las fuentes”. Política, me daba dolor de hígado por los corajes; Deportes…. mmm lo que sé es porque #MiHermanoEsUnChiste jugó americano y baseball;  Cultura, en México está muy mezclada con farándula y de pronto te toca le homenaje a Carlos Fuentes y luego te mandan con Niurka (no en todos los medios, pero en algunos)… pero ¿y eso de Economía y Finanzas?

Tuve una maestra increíble, Rosario Avilés, que nos dio Teoría Económica y me enamoré de la materia. Por fin todo lo que había oído de la Bolsa -recordando, incluso mi papá hablaba de eso- tenía algo de sentido. Fui de los 6 o 7 que escogió Economía  como seminario de especialización, mientras Política y Deportes estaba aperradísimo.

Por churro, al andar buscando una chamba de medio tiempo me encontré con una fabulosa ( ¡y hasta pagaban! porque a muchos de mis amigos no) en una revista financiera que se llamaba “El Asegurador”. La primerita conferencia que me tocó cubrir en la vida profesional fue la del bono demográfico (chequen este post que lo explica) y de verdad me shockeo tanto que creo que es lo que marcó mi carrera para dedicarme a las finanzas personales.

Las demás “fuentes” no tienen la posibilidad de tomar una acción inmediata en tu vida, como tomar una decisión financiera informada, para mejorar el estado de tu bolsillo y tu futuro. Eso me pareció suficientemente poderoso.

Hasta ahí ya estaba más encarrilada. Poco después, me llamaron para trabajar en El Economista y ahí aprendí mucho y me tocó tanto reportear como editar portada, pero lo curioso es que realmente lo que hizo despegar los proyectos que amo y que me permiten dedicarme a la educación financiera, que por muy nerd que suene es lo que me apasiona, fue simplemente dedicarle tiempo a mi hobbie: blogguear de finanzas personales, ir aprendiendo del tema y retroalimentarme de los casos de otros.

Ese es el resumen de cómo surgió el blog y luego el libro. Para los que quieran la “extended version” pueden leer este post en el Ornitorrinco en línea sobre cómo un reportaje me llevó a abrir mi blog y convencerme de que “mi blog es mi agente”, o este post de cómo escribir un libro y no morir en el intento.

El título universitario no hace la carrera. La carrera se construye con lo que haces, con lo que te gusta, con lo que aprendes trabajando, con lo que haces diferente en tu chamba, que nadie más se toma la molestia de incorporar a su día o su descripción de puesto.  “El trabajo de tus sueños”  es más bien un verbo, una  acción, es progresivo y todo menos permanente. No es un arránese ahí, lea estos 80 libros del plan de estudio y en 4 años será director de su propia empresa de _________ (rellenen con lo que siempre han querido hacer). También, como mi caso, tiene que haber ciertas metidas de pata en medio, adquirir habilidades que no necesariamente son técnicas o incluso desafiar creencias como: es que yo siempre he querido ser tal o mis papás dicen que hay que ser cuál, o se gana más aquí o allá.

Marco Ayuso les contará por qué la gente que hace lo que le apasiona potencialmente puede ganar más dinero en este post, (también lean este otro de 6 cosas que le hubiera gustado que le dijeran a los 17 años, que es mi favorito), y ambos los esperamos este miércoles 30 de enero a las 7:00PM (hora del centro de México) en el Hangout, el objetivo es solo picar su curiosidad de si aman lo que hacen hoy y recibir sus preguntas.

El trabajo de los sueños sólo tiene una descripción de puesto: la que escribes tú.

P.D Para más posts sobre cómo construir la carrera que quieres, den click aquí.

10 comentarios en “El trabajo de tus sueños: cómo encontrarlo”

  1. No se qué demonios le ocurrió a mi comentario, palabras más, palabras menos, te felicitaba, te hacía la barba y mi duda era si después de realizada la entrevista se podría ver en ese mismo link, por que a esa ahora aun no estaré en casa. De antemano gracias y feliz martes.

  2. Si esto que describes (muy bien por cierto) en tu post me lo hubieran dicho cuando estaba por terminar la prepa, seguro mi vida seria otra, ojala que las generaciones mas jovenes puedan enterarse de estas verdades que acabas de escribir, como siempre es un placer leerte….. buen dia.

    Saludos desde la H. Puebla de Z.

    1. Pero nunca es tarde para que tu vida sea otra, con esperanzas de vida que en algunos países ya llegan a los 100 años, no podemos esperar tener una sola carrera toda nuestra existencia ¡nos aburriríamos!

      Saludos

  3. Solemne!!!, aquí estás integrando bastante material previo que de antemano es muy bueno y eso hace de esta nueva publicación toda una caja de herramientas para despegar de donde sea, ya depende del usuario… 😉

    No me pierdo por nada del mundo el hangout, que sé que también será un éxito!!!

  4. Quiero decirte que tu y tus libros no agregan nada nuevo, todo lo que dices en el libro y ahora en tu famosa agenda ya lo han hecho otros escritores, por mencionarte algunos (y creo te los fusilaste) esta David Bach, Susan Ohm, e incluso Gianco Abundiz, entre otros más. He de decirte que el formato y conceptos de tu agenda ya lo maneja David Bach, y lo puedes bajar de su página. Qué lastima que te vendas como alguien que está dando herramientas nuevas y originales cunado realmente lo único que haces es copiar y repetir lo que otros ya hicieron. Mejor deberías de buscarte un trabajo donde realmente puedas ser creativa e incluso podrías escribir sobre como entender la economía, como elegir emisoras en la bmv, etc, etc.

    1. Mi estimada Laura,

      Leí tu comentario en mi blog. Me parece una pena que tengas esa opinión y me llama la atención el tono con el que la expresas. Este mensaje lo mandé originalmente al correo con que te registraste, pero lo rebota con el siguiente mensaje: “Delivery to the following recipient failed permanently”, supongo que no diste el real. Tus razones tendrás.

      Las finanzas personales tienen bases compartidas y en eso nadie inventa el hilo negro, suman, complementan y lo tratan con su propio estilo pero nadie en su sano juicio podrá decirte que no ahorres o tengas uso irresponsable del crédito con el ánimo de innovar, por lo que lo raro sería que otros autores y yo del ramo no coincidiéramos en algunas cosas. De hecho, los autores que mencionas son muy posteriores al padre de las finanzas personales modernas George S Clason, que en 1926 escribió “El Hombre Más rico de Babilonia”, para que lo agregues a tu repertorio. El tono y el lenguaje, los ejercicios, las historias, la aplicación han salido de lo que he aprendido reporteando y que me han servido en mi propio camino en la prosperidad, enriquecido con lo que la comunidad ha aportado a este blog que existe desde 2008.

      Si a ti no te parece original creo que eso es una cosa y otra muy distinta es hacer la seria y falsa acusación de que te fusilas a alguien. Independientemente de una opinión, que es lo que emites, un hecho cuantificable es que este libro ha logrado acercar el tema de las finanzas personales a mucha gente que de otra manera no lo hubiera hecho y ayudando a hacer cambios positivos en la forma en que manejan el dinero. Puede que a ti no te guste, pero eso no significa que tengas razón en lo que escribes. Y no, en México nadie había hecho ni libros de ejercicios ni agendas financieras y menos con humor. No conozco al autor que mencionas, pero lo revisaré. Se está haciendo tanto en el campo de finanzas personales y educación financiera que es imposible que no haya dos proyectos similares aunque nunca hayan tenido contacto.

      Te hago la invitación a que leas más sobre finanzas personales, con autores que te gusten más y te parezcan más originales, pues todo lo que se diga en ese campo enriquece y todo el mundo puede sumar. Si tienes comentarios constructivos, serán bien recibidos.

      Saludos

  5. Laura no entiendo la razón de tus comenatarios a un post que nada tiene que ver con el libro de Sofia, ademas no creo que nadie tenga el derecho de decirle a otra persona que se dedique hacer algo en especifico. No defiendo el libro ni a Sofia, solo creo que tu tono no es el apropiado para este blog.

  6. Ufff, tener que trabajar. Dicen los cristianos que es consecuencia del pecado original, osea un castigo de dios. Otros alegan que trabajar es tan y tan malo que nos tienen que pagar para que lo hagamos. Éxito es su castigo divino.

  7. Me parece muy lamentable el comentario de Laura al acusar falsamente de plagio. Me parece injusto. No se vale.
    Es una pena leer un comentario así de malintencionado y agresivo. Pareciera ser que a esta persona le molesta el éxito bien merecido que ha tenido Sofía en sus libros.

  8. Buen día!. Felicidades, escuche el Hangout con Marco Ayuso y me encanto, que maravillo escuchar personas como Uds. que no sólo inspiran en lo que hacen de una manera tan natural y sin pelos en la lengua, sino que ademas nos dicen como, ya mande a pedir mi libro y mi agenda, muero de ganas por leerlo. 🙂 y empezar a ordenar mi relajito.

Los comentarios están cerrados.