Cómo contagiar la fiebre porcina capitalista

Este cerdito sigue en Tabasco, que Tabasco es un edén (les pasaremos las fotos del Parque de las Ilusiones y La Venta).

Aunque aún tengo sentimientos encontrados sobre la conferencia de ayer, pero me pasó algo muy padre: Una de las últimas preguntas, que yo juraba que era de una alumna por lo chiquita que se ve, era de @SheliaCornelio, una lectora que anduvo trajinando por encontrar a su Pequeño Cerdo Capitalista cuando aún no lo distribuían bien en Villahermosa hace como ocho meses y que se había aventado el cuete de llegar al seminario @Vision_Negocios.

Después de la ronda habitual de preguntas – cuál es la mejor inversión del mundo mundial, los cetes, si es mejor ahorrar o invertir (raro, acá no hubo “cómo se puede ahorrar si los ingresos son bajos” o las de deudas, aunque eso seguro es porque aún están chavos y no se han metido en esas broncas…espero) – Llegó una que fue refrescante: cómo haces para hablarle a otros de finanzas personales y contagiarlos.

Lo divertido de la pregunta es que tenía truco: Sheila agregó “sin que lean el Pequeño Cerdo Capitalista, que es muy bueno pero no todos quieren leer”. Eso se me hizo super simpático y suficientemente justo.
Mi respuesta fue que en un post de finanzas en pareja había cuatro preguntas básicas para ver si andabas con una “cartera desconocida”:
–   
    – Si sabes cuánto gana tu pareja y él/ella cuánto tú
–   – Si sabes si ahorra o se lo quema todo
    -Si sabes cómo maneja sus deudas: paga puntual, está foreverandever en el buró de crédito, tiene o no historial…
–   -Y la última y más importante: cuáles son sus metas y sueños y si ha pensado en cuánto cuestan y cómo financiarlos

Muy probablemente el orden está al revés y esto no sólo aplica para las parejas, para cualquier ser querido, amigo o que nos importe: si empiezas por hablarle y hacerlo(a) pensar en sus planes muy probablemente ahí tienes el hilo del que puedas jalar toda la madeja.

Salvo el tío Scrooge, Rico MacPato y uno que otro avaro, para nadie LA meta es tener finanzas boyantes y acumular cerros de monedas, billetes o lingotes… la razón por la que podemos echarnos el cuete de ponernos a hacer cuentas, buscar dónde recortar, ahorrar, pelearnos porque nos bajen las comisiones del banco, comparar rendimientos etcétera es justamente para financiar esas cosas buenas de la vida con las que sí soñamos: viajes, estudios, tranquilidad en la vejez, nuestra propia empresa, la casa que siempre quisimos.

Si otros ven que tú manejas bien tu dinero y llegas a tus metas, es muy probable que quieran que los ayudes a aplicar el #soñandoypresupuestando.

El dinero es un tema aún delicado de hablar, muchos se ponen a la defensiva porque por default creemos o que es difícil o que nos van a juzgar porque no lo hacemos bien o van a creer que somos unos pobretones o ___________________- (rellene con el obstáculo de su agrado)… pero nadie tiene la misma resistencia a platicar de esos proyectos como de película de “antes de partir” que siempre hemos querido.

El arte está en convencerlos de que su sueño guajiro puede dejar de serlo si deciden buscar cómo financiarlo y ponerle una fecha para cumplirlo. Mucha gente descarta sus sueños pensando que son “demasiado caros”… cuando ni siquiera se han puesto a averiguar cuánto cuestan realmente.

El tema de viajes es muy clarito: a veces ni han buscado el boleto de avión y dicen barbaridades como “yo siempre quise ir a ____________, pero está fuera de mis posibilidades”… si ya quedamos que al Mundial de Brasil se puede ir ahorrando 130 y tantos pesos diarios (aunque hay que actualizarlo a 150 porque ya pasó más tiempo) o echarse un mesen la India puede financiarse si por un año ahorras 90 y tantos pesos diarios, si ajustas el horizonte de tiempo muy probablemente sea posible, chance no en un año, pero en dos o tres, en lugar de que seas de los viejitos frustrados que siempre cuentan lo que les HUBIERA gustado hacer.

Animen a otros no sólo a soñar, sino a planear para materializar sus sueños y no sólo seremos un país más próspero, sino seguramente más feliz.
Buena semana
P.D: No olviden mandar sus fotoscon su Pequeño Cerdo Capitalista para el concurso de alcancías. Vamos a extender los días para participar.
No te vayas a la quiebra. Sígueme

Add to Technorati Favorites

3 comentarios en “Cómo contagiar la fiebre porcina capitalista”

  1. Hola, hace tiempo que sigo el libre y en general al «Pequeño cerdo» pero hasta hace poco me decidí a ahorrar e invertir mi dinero.
    Quiero hacerle una pregunta:
    Que me recomienda mas: invertir en cetesdirectos o onza plata libertad?
    Espero me pueda ayudar a decir.
    Saludos!!!

Los comentarios están cerrados.