¿Mi tarjeta de crédito puede ser mi fondo de emergencias? 

Categóricamente ¡NO! hace unos días casi me da un micro infartito porque cuando preguntamos si tenían fondo de emergencias y alguien tuiteó que si la tarjeta contaba como fondo de emergencias.
Mi respuestas es muy  sencilla:

¡La tarjeta de crédito NO sustituye al fondo de emergencias! ¿Si no tuviste para el imprevisto cómo pagarás la tarjeta después ?

Pensemos que eres asalariado y que la bronca es que le diste un “llegue” al coche y tienes que pagar el deducible porque fue tu culpota. quizás la tarjeta te pueda salvar hasta que llegue la quincena porque el monto no sería enorme (bueno, depende del carro) y ya pagas ¿pero si la “emergencia” es un desempleo, el deducible de tus gastos médicos mayores o cualquier cosa que implique más de un mes de tus ingresos? ¿o si eres freelance y no sabes cuándo va a caer el próximo pago?

¡No chatos! Las emergencias no vienen en el precio o momento que elegimos, así que si no se quieren meter en broncas, hay que tener dinero específicamente para ese tema.

¿De cuánto debe ser mi fondo de emergencias?

Lo ideal, ideal, ideal sería entre 3 y 6 meses de tus gastos. Si eres asalariado puede ser más pegándole a los 3 meses, pero si es freelance o emprendedor hay que tratar de estar más cerca de los 6 por aquello de la diluviana impuntualidad de los clientes.

¡Tantooooo!

No te espantes. Se llama FONDO por dos razones:

  1. Se va construyendo poco a poco, no tienes por qué dejar de comer 3 meses para tenerlo. Con que empieces a echarle un poco cada mes hasta llegar a los meses deseados, es perfecto.
  2. Porque si se usa ¡hay que aplicar el refill! No se vale echártelo y dejarlo en ceros porque no sabes cuándo puedes volver a tener una emergencia. Algunos parece que andan salados y les agarran rachas en que lo usan y lo usan en un año.

¿Dónde guardo mi fondo de emergencias?

Como debe estar disponible para cualquier imprevisto lo ideal es que lo tengas en instrumentos financieros con alta liquidez (o sea que lo puedas sacar casi cuando sea) pero que sí te generen algo.

Las opciones pueden ser:

  1. Un fondo de inversión de liquidez diaria. Esos invierten en cosas de muy corto plazo e igual te dan lo mismo o menos que cetes anual, pero con que llames antes de las 11 am a las 13:00 horas ya lo tienes en tu cuenta bancaria.
  2. En un pagaré bancario semanal o catorcenal

Creo que alguna vez haré un post de las cosas para las que NO debes usar la tarjeta de crédito, pero definitivamente “como fondo de emergencias” encabezaría mi lista.

Espero que te animes a echarle unos pesos a ese fondo desde hoy. De verdad es de las cosas que los lectores más valoran cuando las llegan a necesitar (changuitos con que no).

 

Otros posts que te pueden interesar:

7 comentarios en “¿Mi tarjeta de crédito puede ser mi fondo de emergencias? 

  1. Saludos desde Colombia. Excelente post y genial blog. Muy contento de haber descubierto este sitio web. Ya tengo el libro y me ha ayudado mucho a mejorar mis finanzas personales. Felicitaciones por tan buen trabajo y muchos éxitos.

  2. Muy buenos consejos llevo unas semanas leyendo tus posts y ya lei tu primer libro pero queria preguntarte algo. Ya casi salgo de mi deuda con la tarjeta de credito y no se si seguir con ella o simplemente cancelarla por toda la crisis que esta pasando el pais… ¿qué me recomiendas?

    1. Hola Martin,
      Si la tarjeta la usas inteligentemente es una buena herramienta para obtener financiamiento gratis. (sin pago de interés) si la usas de forma equivocada puede terminar siendo un delirio y el peor de todos tus males.

      Si la usas para gastar y gastar sin pensar en pagar el total al final del mes, es mejor que la rompas, la quemes, la des de comer a un oso o algo para mantenerte lejos de ella!
      Felicidades por salir de deudas! no todos lo logran, vas por buen camino a la libertad financiera.

      Saludos.
      Erik

  3. Yo tengo mi fondo de ahorro en BODDIA de cetesdirecto, no es publicidad. yo lo considero una excelente opción porque no tuve que ir a ningun lado, hice mi cuenta desde aqui desde el trabajo y me apunte en tandacetes con un monto semanal de mi sueldo y desde diciembre del año pasado vamos muy bien. Te acostumbras a vivir sin usar todo el dinero del sueldo ya que aplique el “quitenmelo que me lo gasto”

    muchos saludoinks Sofia

  4. Completamente de acuerdo! Una TDC no reemplaza un fondo de emergencia. Si te expones a no tener efectivo y usas la TDC en su lugar no pasara mucho para que te encuentres con que cargos e intereses. Alguna vez yo use la TDC como un complemento a mi sueldo, mi emergencia era que mi quincena no me alcanzaba, no paso mas de un año para que estuviera mas de $100,000 en deuda y sin poder cubrir el pago mínimo. Me tomo años recuperarme.

    Definitivamente no recomiendo la TDC para pagar comida, servicios, despensa, ofertas. Casi casi no recomiendo usar la TDC. Si acaso en viajes para evitar cargar efectivo y para hacer compras grandes (en donde ya tienes el efectivo en tu cuenta de ahorro).

    Saludos!

  5. Muy cierto Sofía!!! Y sabes que, este post deberías twitearlo, retwitearlo, compartirlo en facebook, ponerlo en un espectacular en el Periférico, que lo pongan en periodicos y revistas… en fin… que lo veamos hasta en la sopa pa’ que todo Mexico *y el mundo* se entere… y no caigan en la trampa.
    Porqué cuál crees que es el primer argumento que usan los que te ofrecen tarjetas ( y lo he oido de diferentes bancos) ??? “Contrate nuestra tarjeta de crédito para que ahi la tenga… y LA USE COMO RESPALDO EN CASO DE UNA EMERGENCIA” … hazme el rechiflado favor!!!
    De veras que cómo me enoja que tengan el descaro de decir eso… y lo peor es que seguramente mucha gente se va con la finta.
    Muchos saludos y te felicito por tu labor !!

  6. Yo tengo una duda: ¿el fondo de emergencias debe estar a nombre de dos personas? Como esposos, padres e hijos, hermanos, etc. Debido a que si por ejemplo, por la emergencia no podemos ser nosotros directamente el que pueda obtener el dinero del fondo como en el caso de una hospitalización, enfermedad incapacitante o privación de la libertad.

Los comentarios están cerrados.