Los pecados financieros: La Ira

¿Alguna vez han estado tan trabados del coraje al hacer una reclamación que hasta olvidan guardar el comprobante de dicha queja y anotar datos necesarios como el nombre del nefasto(a) tipin(a) para reportarlo,  la fecha y la hora?..



¿Un mal día los ha hecho desquitarse con la tarjeta en un antro, salida de compras o una contratación que ni necesitaban ?…


¿Han cancelado cuentas o servicios que sí necesitaban y se cambiaron a uno peor sin realmente evaluar sólo por no tratar más con esa empresa?…


¿El cuate les chocó, se puso loco, los sacó de sus cabales, le rayaron el coche y al final por eso acabaron pagando ustedes cuando él era el de la culpa?


Todas las anteriores –y seguro ustedes pensaron en más- son manifestaciones de un pecado capital… y no en el sentido religioso: la ira financiera.


El gravísimo problema es que aparte de que se te haga el hígado paté (y si es frecuente te cueste muchas idas al doctor) el que sale pagando el precio de la ira son tú y tu cartera, no el gandalla, inepto, avorazado o tranza que te hallas encontrado.

Ira Financiera
De Random

 Y un pecaminoso ejemplo: La vida en condominio es siempre complicada, pero por este pecado financiero a un par de vecinos se les hizo más  ¡cara!

Resulta que un vecino gandalla estaba remodelando su casa y levantó una barda que les tapaba toda la vista y además estaba fuera de los estándares de construcción del condominio. Los afectados estaban no enchilados, lo que sigue, y los fueron a denunciar a la Delegación. Mucho grito y sombrerazo, pero hasta ahí todo iba bien para los quejosos… haaasta que los vecinos afectados por la barda se les ocurrió en un arranque meterse a la obra para tomar fotos. Eso, queridos lectores, se llama “allanamiento de morada” y entonces estos le dieron una muuuy buena arma al de la barda para contrademandarlos y además por un delito. Échense el costo de abogados, que no estaba calculado, cuando bien la podrían haber ganado si no se hubieran alocado.


Evitar la ira financiera no implica que tengas que convertirte en la Dulce Polly y aguantar apaciblemente un mal servicio, que no te cumplan lo que prometieron en un contrato o aceptar cargos que no deberías ¡Por el contrario! Implica que hay que canalizar esa furia inteligentemente para que salgas victorioso de la situación y no más fregado que cuando el rollo empezó.


No es una mafufada el famoso dicho “el que se enoja pierde”, así que cuando sea tu cartera y bienestar futuro lo que esté en juego respira hondo, cuenta hasta 20,000 y evita a toda costa caer en este pecado financiero.

Si quieren quedar libres de pecados… financieros, aclaro, córranle a los blogs de Adina Chelminsky, Roberto Morán, Karla Bayly, El Peso Nuestro de Cada Día, Vivir como Reina, BlogyLana y Previsión Financiera.

En orden de aparición el pecado que sigue es la Envidia, buenísimo post por Karla Bayly

No te vayas a la quiebra. Sígueme

Add to Technorati Favorites

10 comentarios en “Los pecados financieros: La Ira

  1. Muy cierto! Esos arranques de ira a veces lo hacen cometer a uno locuras. Lo importante es conocerse y aprender a identificar nuestros patrones de comportamiento, para evitar caer en estos arranques. Buena foto. ¡Feliz fin de semana!

  2. PCC -1; Sofia; tu libro llego a mis manos por curiosidad y por incidencia. A traves de Memo quien lo comento y la incidencia de mi prometido en regalarlo. Siendo asi estoy aqui con un “poco” de ira dado que tu libro contiene hojas blancas, asi es y no precisamente para sumas y restas. Fue comprado el mes pasado en Gandhi en MTY y tiene al menos de entrada como de 10 a 20 hojas en blanco lo que hace que los textos no tengan continuidad y perdamos el hilo del ahorro, mas no del derecho de replica y reposicion de dinero. Que procede? ( y espero y no sea una larga fila de tramites y solicitudes para hacer mi ira mas amplia y declare una perdida de menos “x” que sea lo que este libro haya costado; porque fue regalo y no es de esos tickets que el promedito guarda como carta de amor. Espero comentarios por fa! jluna@sdindustrial.com.mx

  3. Pequeña Sofía!! tanto tiempo!

    Excelente Post, te cuento que me vi súper reflejada en él; hace como dos años yo sufría mucho de esto, y no sólo la ira se reflejaba en mis cuentas, sino la tristeza o el estrés también. Las cosas inecesarias (sobre todo ropa)que me compraba en aquellos días terminaron hace poco vendiéndose en un mercadito a $5 porque me estorbaban!!y pensar que me se me iban las quincenas como agua entre las manos.

    Afortunadamente empecé a hacer yoga y a involucrarme en mi crecimiento interior, a invertir en actividades de voluntariado, etc y esos días que te cuento quedaron atrás 🙂

    Jajaja parece el testimonio de una neurótica pero es verdad y quería compartir para esta bella y honesta entrada que hiciste un poco de mis días oscuros jejeje

    Saludos, que estés muy bien, querida Capitalista! 🙂

  4. Brian: Muy cierto, de pronto repetimos una mala reclamación una y otra vez, perdemos y lo volvemos hacer, hay que romper el c´riculo.

    Judith: Como te contesté por mail, lamento que hayas recibido un libro defectuoso. Las tiendas tienen la obligación de cambiártelo porque la editorial repone esos ejemplares, pero de todos modos le voy a copiar tu mail al director de distribución para que te conteste cómo van a proceder con la reposición. Si no obtienes respuesta esta semana por favor avísame para darle seguimiento.

    Úrsula Amaranta: qué gusto leerte ¿cómo van los negocios señorita? un abrazote

    Guapóloga: jajajaja no pensé en ti cuando lo escribí amiguita, pero de todos modos espero todo esté saliendo mejor.

    La Hija de la Maquila: unso vamos tristes, otros enojados, otros estresados pero luego el enojo es mayor al ver el estado de cuenta así que mejor buscar “terapias” alternas, ¿no? saludos

    Hey Mr. Rain: ¡Ale! qué gusto leerte!!! ¿cómo estás? creo que mi primer comentario bloggeril de la vida fue en tu blog que encontré por curiosidad y me gustó, espero todo vaya muy bien, me da mucho gusto el giro que le has dado a tu vida y a la “ira” financiera. Te mando un abrazo

  5. Yo me molesté con la compañia telefonica y cancelé el servicio fijo, ahora solo uso celular. Algunas veces he tenido problema de servicios o transacciones que requieren linea fija, pero a pesar de que son ya varios años no se me ha pasado la molestia y no he querido dar marcha atrás.

Los comentarios están cerrados.