La experiencia de usar el Pequeño Cerdo Capitalista en la escuela

La experiencia de usar el Pequeño Cerdo Capitalista en la escuela

En estos años con el Pequeño Cerdo Capitalista he tenido la oportunidad de visitar empresas y universidades a lo largo de México. En 2014, un año después de haberse publicado del Pequeño Cerdo Capitalista Inversiones, fui a impartir un micro taller de inversiones a la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán de la UNAM, un evento organizado por un chavo super movido que se llama Juan Pablo, que en ese tiempo era Vicepresidente de IMEF Universitario de la FES.

En ese momento me llamó mucho la atención cómo llegó al libro, por qué decidió organizar el evento e invitarme, y cómo ha usado el libro en su universidad y en su vida. Así que, aprovechando que estamos en el inicio del cliclo escolar, nos comparte su historia con este “lingore de oro”

De libros, clases y cómo llegó el Pequeño Cerdo Capitalista a mis manos

Por @phoenixarck

Lo recuerdo bien, fue en enero. Cada año un tío nos regala un certificado de regalo para comprar libros y, como tengo el propósito de leer 12 libros al año, sabía que era hora de ir a la librería.

Estaba revisando la sección de recomendados cuando encontré el libro verde y dorado del Pequeño Cerdo Capitalista. No era la primera vez que lo veía, sin embargo, ésa sí fue la primera vez que llamó mi atención. No sabía de qué se trataba pero el título me hizo pensar que “algo” tenía que ver con Hugo Chávez. Ese “algo” junto con el vistoso color dorado en la portada (a pesar de que no todo lo que brilla es oro, y posteriormente sabrán por qué lo digo) me llevaron a hojear el libro y querer descubrir su contenido; los colores, gráficos y dibujos capturaron inmediatamente mi interés. Recuerdo perfectamente una gráfica de la inflación que me dejó realmente asombrado, tanto como la brillante cubierta. Al parecer, todo indicaba que lo que tenía en las manos era un libro de oro.

Pensé que como estudiante de actuaría que desea dedicarse a las finanzas, Pequeños Cerdo Capitalista podría ser un primer acercamiento. Por ello tomé el libro junto con otros que ya había seleccionado y me conduje a la caja de cobro (para mí es un placer invertir mi dinero en libros).

Empecé con otro libro, me llevó alrededor de 4 semanas terminarlo, pero como eran vacaciones aún me quedaban como 3 semanas libres. Posteriormente decidí que era turno del libro de “oro”. Cuando comencé a leerlo, algunas cosas me eran totalmente familiares pero había muchas otras de las cuales no tenía idea. Lo que me encantó fue cómo Sofía explicaba, de forma muy simple y con ejemplos cotidianos, toda la parte de las inversiones ya que a veces suelen ser un dolor de cabeza y por eso la gente opta por dejar su dinero en el banco.

¿Cuál fue mi sorpresa? Cuando acabaron las vacaciones y regresé a clases, con las pocas páginas que había leído, me di cuenta de que muchas de las preguntas que hacían algunos de mis profesores y las tareas que dejaban venían en el libro. Y no sólo eso, Pequeño Cerdo Capitalista también me ayudó a comprender mejor los temas. Por eso, decidí cargar con el libro en mi mochila, para ver si me servía de forma presencial.

Cuando nos ponían a hacer trabajos en equipo, llenar cuestionarios y hacer actividades, la mayoría de las respuestas venían en el libro y muchas otras ya las sabía por las páginas que anteriormente había leído. Mis compañeros comenzaron a decir “yo quiero estar en el equipo del libro de oro”. De hecho, algunos lo compraron porque sabían que las cosas se facilitaban cuando se usaba como guía. Y no crean que eran temas complicados, eran temas de inflación, CETES, bonos, PIB, Banco de México, etc. Algo que considero verdaderamente increíble del libro es el “GlosariOINK”, donde hay definiciones sencillas de un montón de temas que se abordaban a través del libro y que nos salvó de al menos un par de horas en Wikipedia (de verdad no permitan que sea su única fuente).

Al final, algunos compañeros comenzaron a decirme “el financiero” cuando en realidad no soy tan bueno para eso, sin embargo, yo tenía una ventaja “ el libro de oro”. Mi secreto estaba en no sólo estar leyendo sino también en investigar y descifrar cosas que me sonaban como en chino, por ejemplo: dólar Spot, tasa forward, SWAP, FIBRAS e INPC, que después los entendí fácilmente (sí, Sofía explica pero siempre te deja con la cosquilla de indagar más y te da herramientas para hacerlo, por lo que el límite de las cosas es tu interés en ellas).

Las circunstancias se fueron dando y decidí pertenecer a una asociación estudiantil de finanzas “el IMEF Universitario” que, entre otras cosas, sus miembros se encargan de traer conferencistas a las escuelas. Dado el impacto que tuvo el PCC, decidí tratar de invitar a Sofía a dar una conferencia a la escuela. Y sí, aún no sé cómo lo logramos, pero Sofía fue a la escuela. Participaron aproximadamente 150 estudiantes y algunos padres de familia, entre ellos, mi mamá de 63 años que ahora me pide que semanalmente le compre CETES y que aprenda de FIBRAS para invertir.

A partir de esa conferencia, muchos estudiantes compraron los libros, profesores los utilizaban y recomendaban como material de apoyo, pues Pequeño Cerdo Capitalista es la mejor forma de aprender de forma fácil y explícita los términos de finanzas.

El libro cambió mi perspectiva y me ayudó a mejorar mi forma de pensar. Así que, si te interesan las finanzas, si no quieres que el banco te dé una tasa de interés del 1%, si aspiras a ser un trader o el gobernador del Banco de México, si quieres comprar CETES o facilitarte la vida en tus clases de finanzas, yo te recomiendo ampliamente el Pequeño Cerdo Capitalista, porque tanto para inversiones como para finanzas personales, lo vas disfrutar y además te ayudará a entender muchas cosas de la vida cotidiana. En verdad, el libro realmente fue de oro para mí, y espero que también lo sea para ti.

Dónde leer el Pequeño Cerdo Capitalista Inversiones

Si estás empezando un nuevo ciclo escolar o quieres seguir aprendiendo, aquí te dejo el capítulo 1 gratis para descargarlo aquí. Lo puedes comprar en librerías y tiendas, en nuestra tienda en línea Kichink; o en Amazon, Google Play y iTunes.

Y tú, ¿has usado alguno de los libros del Pequeño Cerdo Capitalista en tu escuela? Cuéntame en redes o en el área de comentarios. ¡Feliz inicio de clases… de educación financiera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *