¿La boda de tus sueños y el después de pesadilla?

boda de tus sueños pastel de novios lego La boda de tus sueños… qué lindo suena pero ¿y el después? Con aquello de “vivieron felices para siempre” muchos se dejan ir pero sabroso con los gastos de la boda sin pensar en un pequeño detalle: después hay que pagarla y también renta o hipoteca, luz, gas, salidas etcétera…

¿Ando de amargues? fíjese usted que no. De hecho soy una gran entusiasta de las bodas (principalmente ajenas) pero últimamente mis amigas y amigos han hecho comentarios interesantes que me convencen más que por muy especial que sea el “gran día”, tampoco hay que echar la casa por la ventana literalmente (o sea darte una bodota y luego que no alcance ni para frijolitos).

El último comentario fue de @Cuadros. En una de las semanas que fui con Los de la Tarde a hablar sobre los excesos del Buen Fin, fuera del aire me dijo: “Bueno, pero la verdad, la verdad, así te compres 25 pantallas planas sale más barato que tener un hijo o que aventarte el gasto de una boda”.

Yo me moría de la risa porque dije, seguro es la “excusa 406 ” para huirle al matrimonio. Es más era una cita muy digna de El Bestiario, pero luego me contó una historia: Resulta que tiene un cuate que ya le andaba por casarse (y a la chica también), que de verdad se tomaron al pie de la letra lo de la boda de tus sueños y gastaron un dineral en la fiesta. Todo bien ese día, pero lamentablemente meses después siguen sin salir con los cuates porque nunca tienen dinero… siguen pagando la boda más de un año después.

También me hizo reír mucho Adriana (mi amiga la de La Bolsa) cuando la entrevisté para este post de mesas de regalo y me dijo que si ella hubiera sabido lo que costaba la Luna de Miel, ¡mejor nos daba canapés!

¿Eso quiere decir que no se casen o hagan una boda donde den frutsis y sandwiches? ¡No! sólo que hay que tener claras nuestras prioridades y pensar que hay un mañana… que también sale carito.

De hecho en este post, Ana Julieta cuenta cómo aprovechó los recursos de su boda al máximo y dio prioridad a lo que ella más le interesaba. Ella y su marido habían platicado que lo que más les hacía ilusión era el grupo en vivo ¡Ah pues a ahorrarle e invertir para eso! Si para otros es la luna de miel, pues igual le bajan un poquito al gasto de la boda y se van a un destino más padre o un hotel más romanticón uuuuuuu.

Las bodas son como hacer un buen presupuesto en general: las prioridades y gustos son respetables, la onda es simplemente  definir qué es lo que más te importa a ti ¿Es la fiesta en sí? ¿Qué de la fiesta: el lugar, la música, la comida, la cantidad de invitados…? ¿Es la luna de miel? ¿Prefieres el nidito de amor bien acondicionado o de más metros cuadrados?

Es de esas pláticas de pareja que si se hacen con la cabeza, siendo transparentes y sin grito y sombrerazo pueden no sólo ahorrar problemas futuros, sino incluso unir más a los futuros señor y señora Puchunquis.

Antes a los papás les tocaba pagar las bodas, pero al menos en mis amigos, esto es cada vez menos frecuente y toca autofinanciarlas. Esto tienen la ventaja que es más a su gusto y no tienen que estar complaciendo a los papás o suegros: unos de plano querían más bien una bacanal, otros no invitar a los tías y tíos cacatúas y que fuera de 100 personas, unos quieren dar hamburguesas, otros hicieron los “souvenirs” por sí mismos…, pero claro, puede ser pesadito y hay que cuidar más el dinero.

De hecho me acuerdo de unos que se la iban a pagar ellos y que de plano cuando los papás se pusieron de roñas dijeron: nosotros queremos la boda así y para esto nos alcanza, todo lo extra que ustedes quieran, ustedes lo pagan. Eso sirvió para bajar un poco a las exigencias o para darle un “upgrade” en algunas cosas que financiaron los papás.

Y creo que hay muchas formas de que la boda sea la de tus sueños sin que implique quedarte en bancarrota: comparar más, casarse en viernes (es más barato que en sábado), buscar tú los gorritos o la bebida,  invertirle a lo que a ti más te interesa y no gastar en lo que no (yo por ejemplo no daría souvenirs fuera de las chanclas porque alargan las fiestas)… El problema es creer que es la Boda de Lady Di reencarnada, con presupuesto austero.

Eso de la boda de tus sueños, pero la vida en pareja de tus pesadillas (financieramente hablando) como que no ¿verdad?

A ver a los que ya se enfilaron al altar ¿cuáles son los tips que le darían a gente que está planeando su boda? ¿Qué gastos valieron la pena? ¿cuáles eliminarían si lo volvieran a hacer (hipotéticamente, no andamos promoviendo segundas y terceras vueltas)?

Bonita semana y que los que sí se casan presupuesten bien para que sean prósperos para siempre.

 

P.D. También hay un post de Rafa Olivar sobre el anillo de compromiso 

P.D2 También pueden echarle un ojito al video de Ana Y Francisco, que se quieren convertir en inversionistas justo para esta meta

P.D3 Acá hay un post de recetas ricas, saludables y baratas, por si quieren tener esa plática en una cena romántica casera.

9 comentarios en “¿La boda de tus sueños y el después de pesadilla?

  1. Pues como tip principal, que definan sus prioridades para la boda y de una vez sepan que no le van a dar gusto a todo el mundo. En nuestro caso nos sirvió negociar con los proveedores, planear la boda con tiempo para cazar ofertas y tener en mente una cantidad aproximada de lo que te quieres gastar. En las expo-bodas realmente no vimos super descuentos. Saludos!

  2. A mi me encantó mi boda. Porque una primera boda, solo hay una! (aunque luego te separes y te vuelvas a casar, que Dios no lo quiera). debe de quedar como te la imaginaste, pero llevando siempre un presupuesto , para no andar luego en la luna de miel cenando en los restaurantes de comida rápida…. jajajaja es verídico , mi cena de navidad fué en un KFC en Cancún de luna de miel… creo que no me preocupé por ese pequeño detalle , pero fué grandioso como quiera. por que aún nos acordamos y nos reímos mucho. No le tengan miedo al matrimonio, solo fíjense que sea con la persona indicada. Saludos

  3. Hola Sofi, lo que nos funcionó a mi esposo y a mi fue buscar un salón más o menos de acuerdo al presupuesto, luego hice una planeacion de pagos entre los dos, fueron 6 meses en los que sobrevivimos con la mitad del sueldo. Nos pedían liquidar un mes antes así que en dinero de ese mes lo tomamos para viáticos de la luna de miel. las cosas que no pudimos costear las solicitamos de padrinos y estos fueron amigos cercanos y en mayoría familia. la Luna de miel se planeó a la par de la boda y tuvimos tiempo de buscar vuelos económicos y hotel a precio muy razonable. Gracias a Dios tuvimos el 100% de cumplimiento de padrinos. Nos casamos una semana antes en el registro civil y eso nos evitó andar apurados haciendo todo el mismo día. Un tip importante revisen bien el contrato que firmen, pregunten por servicios adicionales que puedan agregarlos en el salón y si son varios solicitan descuento. y si no funciona pregunten por el encargado a veces ellos te dan mejores precios. Al final podrán ver que si fue bastantito dinero, pero cuando estás ahí disfrutando tu momento todo esfuerzo habrá valido la pena porque cumplieron su sueño.

  4. La clave es tener claro el presupuesto del que dispones y ajustarte a él. Me parece absurdo hipotecarse por una boda, y ser esclavo de un sueño que dura unas horas y que no siempre va a cubrir tus expectativas.
    Lo peor es que mucha gente prefiere pasar apuros y celebrar por lo alto ya no solo las bodas, si no los bautizos y comuniones.

  5. Hola, mi esposo y yo tuvimos la siguiente experiencia: al inicio si pensamos en la gran boda, pero al pasar el tiempo y darnos cuenta de que ese dinero lo podíamos usar en acondicionar el lugar donde íbamos a vivir, nos dimos cuenta que lo mejor era hacer algo más sencillo, pero no por eso menos memorable, para nosotros lo más importante en una fiesta es la comida y la bebida, así que hicimos una reunión en un restaurante de comida argentina, solo invitamos a la familia cercana (familiares con los que más convivimos) ¡y allí todos comieron y bebieron lo que quisieron! nos la pasamos muy bien y lo mejor es que no nos salimos de nuestro presupuesto.
    Además, no solicitamos padrinos ni nuestros papás tuvieron que poner dinero por lo que nadie se vio presionado para asumir un gasto (Como a veces pasa en estos eventos)
    La boda de miel fue genial, teníamos presupuestada una partida para los gastos del viaje así que no nos sentimos limitados en ese aspecto.
    Me gusto muchísimo la manera en como organizamos la boda, cada vez que sale el tema, nuestros familiares nos dicen lo buena que estuvo la comida y lo mejor es que no tenemos una deuda a cuestas y podemos concentrarnos en nuestra siguiente meta financiera 🙂

  6. Hola, en mi caso no quisimos apantallar a nadie, sino al contrario que la gente que cada vez que nos viera se acordara de nuestra boda y lo logramos a casi 3 años de casados, todavia nos siguen comentando que estuvo mas que excelente sin tirar la casa por la ventana.
    Coincido con la mayoria, hay que priorizar, y en nuestro caso le invertimos mas a la casa. Eso si tuve boda, casa y luna de miel y de pasada me sobro dinero que ahorre y a vuelta de año me compre un carro 🙂

    1. ¡Qué padre! Creo que a veces hay que invertir más tiempo y no más dinero en hacer ese momento memorable.
      Felicidades por su priorización y organización.

      Saludos

  7. Todo depende de las personas que invites, puedes tener al mejor planeador de bodas, pero si las personas que invitas son secas, amargadas y aburridas la boda será algo similar, aparte no olviden que lo realmente importante es la ceremonia, nosotros tuvimos una hermosa boda y fiesta de 50 invitados, gastamos poco pero la pasamos increíble por que estaban los que realmente queríamos que estuvieran.

    1. Jajajajaj es MUY buen punto Indy. Que apunten todos: no invitar amargados, secos y aburridos.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos

Los comentarios están cerrados.